Abolladura del melocotonero o Lepra del melocotonero

Abolladura del melocotonero o Lepra del melocotonero – Taphrina (Exoascus) deformans.

Características biológicas

La conservación de la enfermedad es debida a las ascosporas que perduran en el invierno y provocan el inicio de ella en primavera, con la infección de las hojas al iniciarse la brotación. Cada asca contiene ocho esporas que se multiplican en el interior de la misma dando lugar a numerosas esferitas que proceden de la germinación de las ascosporas y son las que producen una especie de pelusa blanquecina en el envés de las hojas. La enfermedad tiene un desarrollo favorable cuando se presenta una primavera húmeda y con temperaturas suaves. Por el contrario, la sequedad y el calor la detienen, siendo las variedades americanas las que muestran mayor sensibilidad a este hongo.

Daños

Se inicia en primavera con la aparición de unas abolladuras amarillentas en las hojas que terminan por deformarse, el envés queda recubierto de una pelusa blancuzca. Este ataque perdura durante el verano y produce la caída prematura de las hojas, con la consiguiente disminución de la actividad vegetativa del árbol. El ataque puede extenderse a los brotes donde ocasiona decoloración, irregularidad en el crecimiento y entrenudos cortos. Cuando se presenta en los frutos jóvenes éstos se secan ocasionando una pérdida parcial de cosecha.

Tratamientos

Los tratamientos deben realizarse en estado fenológico D (antes de que se vea la primera flor),  siendo generalmente suficiente para combatirla. Pasado este momento si las  condiciones climáticas son favorables (lluvia y temperaturas suaves), el parásito invadirá los brotes y las hojas presentando entonces grandes dificultades el combatirlo.

Estos tratamientos tiene cierta acción sobre otras enfermedades, tales como MONILIA (M. laxa) y CRIBADO (Coryneum beyerinckii).

Como tratamiento preventivo es aconsejable la utilización de compuestos cúpricos (oxicloruro de cobre, óxido cuproso) a la caída de la hoja hasta el desborre, y al iniciarse el movimiento de las yemas de madera.

Materias activas ordenadas alfabeticamente

CAPTAN 47,5% [SC] P/V
CAPTAN 50% [WP] P/P
CAPTAN 80% [WG] P/P
DIFENOCONAZOL 1,67% [EC] P/V
DIFENOCONAZOL 25% [EC] P/V
DODINA 40% [SC] P/V
DODINA 65% [WP] P/P
FOLPET 10% + OXICLORURO DE COBRE 11,2% (EXPR. EN CU) + SULFATO CUPROCALCICO 10,4% (EXPR. EN CU) [WP] P/P
FOLPET 50% [SC] P/V
FOLPET 50% [WP] P/P
FOLPET 80% [WG] P/P
HIDROXIDO CUPRICO 35% (EXPR. EN CU) [WG] P/P
HIDROXIDO CUPRICO 36% (EXPR. EN CU) [SC] P/V
HIDROXIDO CUPRICO 40% (EXPR. EN CU) [WG] P/P
HIDROXIDO CUPRICO 50% (EXPR. EN CU) [WP] P/P
OXICLORURO DE COBRE 11% (EXPR. EN CU) + SULFATO CUPROCALCICO 10% (EXPR. EN CU) [WP] P/P
OXICLORURO DE COBRE 38% (EXPR. EN CU) [SC] P/V
OXICLORURO DE COBRE 50% (EXPR. EN CU) [WG] P/P
OXICLORURO DE COBRE 50% (EXPR. EN CU) [WP] P/P
OXICLORURO DE COBRE 52% (EXPR. EN CU) [SC] P/V
OXICLORURO DE COBRE 70% (EXPR. EN CU) [SC] P/V
OXIDO CUPROSO 40% (EXPR. EN CU) [01] P/P
OXIDO CUPROSO 50% (EXPR. EN CU) [WP] P/P
OXIDO CUPROSO 75% (EXPR. EN CU) [WG] P/P
OXIDO CUPROSO 80% (EXPR. EN CU) [SC] P/V
SULFATO CUPROCALCICO 12,4% (EXPR. EN CU) [SC] P/V
SULFATO CUPROCALCICO 20% (EXPR. EN CU) [WG] P/P
SULFATO CUPROCALCICO 20% (EXPR. EN CU) [WP] P/P
SULFATO CUPROCALCICO 25% (EXPR. EN CU) [WP] P/P
SULFATO TRIBASICO DE COBRE 19% (EXPR. EN CU) [SC] P/V
SULFATO TRIBASICO DE COBRE 40% (EXPR. EN CU) [WG] P/P
TIRAM 50% [SC] P/V
TIRAM 80% [WP] P/P
ZIRAM 76% [WG] P/P

Factores de calidad en la conservacion de frutos del melocotonero

Entre los factores de calidad en la conservacion de frutos del melocotonero podemos citar:

  • – La variedad.
  • – El suelo.
  • – El abonado.
  • – Las condiciones climáticas.
  • – La madurez en el momento de la recolección. – La condición de las cámaras.
  • – La concentración de CO2, 02, C2H4 y el nivel de humedad relativa (HR) y, principalmente, la temperatura.

Ya hemos visto y analizado algunos de estos factores. A continuación, veremos las condiciones de conservación.

El objetivo de la conservacion, es mantener el fruto en condiciones organolépticas (color, olor, sabor y textura) y sanitarias (sin enfermedades ni fisiopatías) el mayor tiempo posible.

En el melocotón, ya hemos indicado, que su vida comercial no es larga, por lo que las técnicas de conservacion adquieren una mayor importancia.

Es muy importante, antes de poner los frutos en la cámara y lo más pronto posible después de la recolección, se debe bajar la temperatura de los mismos, para ralentizar los procesos de respiración y maduración.

Recomendamos para la reducción de la temperatura mencionada, la utilización de air-cooling en lugar de hidro-cooling, por las ventajas del aire, sobre el agua. Del aire

disponemos de tanto cuanto queremos, en cualquier momento, no contamina la fruta y los sistemas de aplicación son más sencillos, cómodos, baratos y eficaces.

Estas técnicas están dirigidas a minimizar las pérdidas de frutos, que por distintas circunstancias, hay en todos los almacenes.

Entre los factores más importantes para una buena conservacion, citaremos:

Temperatura

La temperatura óptima de conservacion, así como el punto de congelación para melocotones, son:

Temperatura óptima -0,5°C a 0°C

Punto congelación -3°C a -2,5°C

El punto de congelación puede variar, en función del contenido en sólidos solubles (azúcares) de los frutos así como la temperatura óptima, que se puede elevar en algunos casos a 1°C, en función de variedades y prácticas culturales.

Humedad relativa

En toda conservacion, la humedad relativa del aire, tiene una gran importancia, debido a que, evita las pérdidas de peso de los frutos y si dicha humedad no es elevada, los frutos ceden agua, por transpiración, al aire que les rodea, hasta que la humedad de la superficie del fruto y la del aire ambiente están en equilibrio fisico.

Los frutos pierden agua durante la conservación, por dos vías:

– Respiración, que se puede ralentizar con la temperatura.

– Transpiración, sólo la humedad relativa alta, como hemos indicado, puede conseguir que se minimice.

HR óptima 90-95%

No hay que olvidar que si la velocidad del aire,que producen los evaporadores es muy alta, la deshidratación se acelera.

Hemos comentado, que los frutos pierden agua por respiración y que la temperatura influye en ello debido a que de la temperatura depende la tasa de respiración de los frutos. En la citada respiración, los frutos producen CO2, C2H4 y desprenden calor.

Vamos a ver en “tablas”, las cantidades que se producen de cada uno de esos elementos, en función de la temperatura.

Co2 producido

CO2 producido por los frutos en la respiración
ml CO2 / Kg•h Temperaturas
0°C 10°C 20°C
Fruta fisiológicamente madura,no apta para consumo. 2 8 32
Fruta apta para consumo 3 15 55

Calor producido.

Cantidad de calor producido en la respiración de los frutos
Kcal / Tm-día Temperaturas
0°C 10°C 20°C
Fruta fisiológicamente madura,no apta para consumo. 244 976 3904
Fruta apta para consumo 336 1464 6710

Cantidad de etileno.

Cantidad de etileno (C2H4)
µl C2H4 / Kg•h Temperaturas
0°C 5°C 10°C 20°C
Fruta fisiológicamente madura,no apta para consumo. 0,01 0,02 0,05 0,1
Fruta apta para consumo 5 10 50 160

La necesidad del etileno, para que los melocotones maduren adecuadamente es relativa, ya que solamente algunas variedades necesitan de él.

Sí, se consigue, con la aplicación de etileno, que la fruta madure con mayor uniformidad.

La vida útil en post-cosecha de los melocotones se puede situar entre 1-5 semanas, dependiendo de variedades ya que la degradación interna de la pulpa es el mayor factor limitante de la misma.

Una vez que se inicia la citada degradación de la pulpa, el fenómeno es irreversible y como demostraron F. Artes et al. en variedades nuestras, cuando se incrementa la temperatura para la maduración complementaria de los frutos, si se han conservado largo tiempo entre 0-5°C, estos son incapaces de alcanzar un grado óptimo de maduración, desarrollando varios grados de descomposición interna, que se traducen en alteraciones de sabor y textura y apariencia externa (manchas).

Abonado en el cultivo de melocotonero

Abonado en el cultivo de melocotonero

El abonado en el cultivo del melocotonero debe variar en función de la edad de la planta. En plantas jóvenes, debe predominar  el nitrógeno (N) para que su desarrollo sea rápido y vigoroso.

En árboles adultos, la fertilización debe ir dirigida, al aporte de los macro y microelementos necesarios, para una buena fructificación.

Los macroelementos, están compuestos en todos los casos por nitrógeno, fósforo y potasio (N, P, K).

El N, es elemento básico para el crecimiento y la fructificación. Su deficiencia provoca, entre otras cosas, el anticipo de la maduración. Si el contenido de N a nivel foliar está entre 2,6-3% del peso de hojas, el color de los frutos se desarrolla mejor y también se comportan mejor los frutos durante el almacenaje y conservación.

El P, tiene una importancia decisiva a la hora de la diferenciación de yemas (madera o flor).

El K, tiene una función reguladora del metabolismo de los azúcares e influye de una forma importante, en la calidad de los frutos. Su deficiencia origina frutos con poco color.

Entre los microelementos esenciales citaremos: Calcio (Ca), Magnesio (Mg), Hierro (Fe), Zinc (Zn) y Boro (Bo).

Antes de plantar hay que estudiar el suelo para poder efectuar las mejoras que procedan. Análisis de suelo.

Cuidado con la aireación insuficiente.

Cuidado con suelos calizos (pH alcalino). Los síntomas foliares son clorosis férrica. Se controla con quelatos de hierro e incluso inyecciones al tronco.

Por el contrario, en suelos ácidos, puede darse bajos contenidos de Calcio y Magnesio, que hay que corregir con enmiendas calizas y magnésicas respectivamente.

En fruticultura, el melocotonero es el frutal que recibe dosis de nitrógenos más elevadas.

No aplicar abono nitrogenado durante los primeros dos meses de vegetación, ya que apenas causa perturbaciones en la producción, aunque el crecimiento puede verse algo reducido. Siempre que el abonado de verano sea correcto para reconstituir las reservas del árbol.

Si es posible, hacer una enmienda orgánica con estiércol antes de plantar.

– Abono de fondo

Estiércol, 60 toneladas por hectárea.

– Abono de mantenimiento

Estiércol, 40 toneladas por hectárea.

Nitrógeno: 1er. Año, 75 kg/ha (4 aportes); 2º año, 75 kg/ha (4 aportes) y 3er. Año, 100 kg/ha (4 aportes).

Fósforo: 100 kg/ha y año

Potasio: 150 kg/ha y año

Magnesio: 50 kg/ha y cada 2 años (año sí, año no)

Un ejemplo practico

Enero, febrero y marzo:

Hasta floración:

Fósforo en parada invernal hasta 250 g/árbol.

Ác fosfórico o fosfato monoamónico 100 g.

30 g de nitrato potásico.

Desde principio de la floración:

Nitrato potásico 8- 10 g/árbol.

Abril:

Recolección en Mayo:

1 al 20: 100 g Nitrato amónico y 50 g Nitrato potásico por árbol mezclados.

21 a recolección: 8- 10 g Nitrato potásico por árbol y riego.

Resto:

Nitrato potásico: 5 g/ árbol/ riego.

Mezclados

Nitrato cálcico: 8 g / árbol/ riego.

Mayo:

Resto :

5 g de nitrato amónico/ árbol/ riego.

5 g de nitrato potásico/ árbol/ riego.

Recolección en Mayo- Junio:

5-8 g de nitrato potásico/ árbol/ riego, suprimiendo el nitrato amónico.

Junio:

Variedades ya recolectadas o de recolección tardía:

Nitrato amónico 33’5 %: 150- 200 g/árbol/mes.

Fase de maduración: (15- 20 días antes de recolección):

Nitrato potásico: 5- 10 g/árbol/riego.

Julio:

Variedades recolectadas o recolección tardía:

Nitrato amónico: 100- 150 g/ árbol/ mes.

Ácido fosfórico: 30 g/ árbol/ mes.

Recolección Julio:

Nitrato potásico: 5- 10 g/ árbol/ riego 15- 20 días antes de recolección y hasta finalizar

Nitrato amónico:4- 8 g/árbol/ riego después de la recolección.

Ácido fosfórico: 1 g/ árbol/ riego.

Después de la recolección evitar el exceso de vegetación, rebajando si es necesario las dosis de agua y abono anteriores.

Agosto y septiembre:

Variedades sin recolectadas:

Nitrato potásico: 5- 10 g/ árbol/ riego 15- 20 días antes de recolección hasta finalizar.

Ácido fosfórico: 1g/árbol/riego.

Variedades recolectadas:

Nitrato amónico: 70- 80 g/árbol/ mes.

Ácido fosfórico: 1 g/ árbol/ riego.

Octubre:

Nitrato potásico: 80- 100 g/ árbol/ mes.

Ácido fosfórico: 50 g/ árbol/ mes.

Noviembre y diciembre:

Nitrato potásico: 70 g/ árbol/ mes.

Ác fosfórico o fosfato monoamónico: 75 g/ árbol/ mes.

  • Tipo de plantación: Plantación al aire libre.
  • Transplante: Todos los árboles previamente citados han sido comprados en un vivero y posteriormente plantados.
  • Marco de plantación:

Plantación en filas:

Distancia entre filas: 4 metros.

Distancia entre árboles: 3 metros.

  • Riego:

Riego por goteo.

Calendario de riego:

Enero: 150- 200 l/árbol/mes.

Febrero: 250- 350 l/árbol/mes.

Marzo: 350- 400 l/árbol/mes si marco 8- 12 m².

500- 600 l/árbol/mes si marco > 15 m².

Abril: 500- 600 l/árbol/mes si marco 8- 12 m².

750- 900 l/árbol/mes si marco > 15 m².

Mayo: 800-1100 l/árbol/mes si marco 8- 12 m².

1100-1500 l/árbol/mes si marco > 15 m².

Junio: 1300-1600 l/árbol/mes si marco 8-12 m².

1600-2000 l/árbol/mes si marco > 15 m².

Julio: 1500-1900 l/árbol/mes si marco 8-12 m².

1900-2800 l/árbol/mes si marco > 15 m.

Agosto: 1400-1700 l/árbol/mes si marco 8-12.

1700-2800 l/árbol/mes si marco > 15.

Septiembre: 900-1100 l/árbol/mes si marco 8- 12

1100-1300 l/árbol/mes si marco > 15

Octubre: 400- 600 l/árbol/mes si marco 8- 12.

500- 700 l/árbol/mes si marco > 15.

Noviembre:

Riegos de mantenimiento.

Diciembre:

Fertilización: No hay aporte de materia orgánica como tal, sino preparados comerciales de ácido húmico y ácido flúvico.

Cultivo del melocotonero

Cultivo del melocotonero

El cultivo del melocotonero es originario de China, donde se le llamó “el árbol de la vida”, y en concreto, parece proceder de las regiones montañosas del norte de ese país. Desde allí fue exportado a zonas propicias para su cultivo. Pasó luego a Japón y desde Afganistán fue llevado a Persia, donde Alejandro Magno lo descubrió y lo dio a conocer en Grecia (de ahí su nombre latino de Persicum pomum, fruta de Persia). Fueron los romanos los que lo llevaron a Europa, y a su vez los colonos españoles los que lo introdujeron en América.

Tiene una gran cantidad de variedades que se diferencian por la textura de la piel y la consistencia de la pulpa.

El melocotón de piel aterciopelada y carne dura es la pavía, si la carne es blanda y la piel presenta pelillos es un melocotón.

Las nectarinas o bruñones o griñones son melocotones con la piel lisa y hueso adherente en el caso del bruñón y hueso libre en el caso de la nectarina. Sin embargo las variedades americanas están desplazando a las autóctonas y ahora son más frecuentes las “maruja”, “jerónimo” o “dixired” de diferentes colores y formas.

El melocotón es una fruta muy perecedera por eso se suele conservar como almíbar, mermelada, confitura, en seco como orejones o para licores. En fresco es como contiene gran cantidad de vitamina A.

Las variedades de melocotonero de fruto comestible son innumerables. Las selecciones y obtenciones de nuevas variedades de esta especie se suceden con gran rapidez.

La nectarina es un tipo de melocotón de piel lisa, no vellosa. Hay numerosas variedades. Requieren un tratamiento similar, aunque prefiere condiciones de desarrollo más cálidas.

Tipos de frutos:

– Melocotonero (Prunus persica)

– Nectarina (Prunus persica nucipersica)

– Paraguayos (Prunus persica platycarpa)

Antes de comentar la recolección y conservación con sus enfermedades y fisiopatías en post-recolección, indicaremos, algunas características del cultivo, que necesariamente tienen influencia en la calidad posterior de los frutos, que es al fin, lo que nos interesa para una buena comercialización de los melocotones.

En todas las épocas ha sido apreciado como fruta de mesa y utilizado en la confección de delicados postres. En la época de Luis XIV, La Quintinie obtuvo espléndidas variedades. El melocotón dio origen a preparaciones muy refinadas: Bourdaloue, cardinal, Condé, en buñuelos, flameado, a la emperatriz, etc…, sin olvidar el melocotón Melba.

En Europa, los principales países productores de melocotones son Italia, Francia y España.

La producción melocotonera de España está localizada en Murcia, Barcelona, Tarragona, Zaragoza y Valencia.

 Produccion fruta de hueso

 

CICLO PRODUCTIVO

La entrada en producción es rápida (2-3 años) pero el melocotonero es un árbol de vida corta.

Hasta 12-15 años es el periodo de máxima productividad, y después, es periodo decreciente. A los 8-10 años se levanta la plantación o se sobre-injerta (injerto de corteza), y así se puede aguantar unos 5-6 años más, ya que tiene raíces viejas.

Donde ha habido un melocotonero no plantar otro. Dejar unos años descansar a la tierra cultivando, por ejemplo, hortalizas.

 

POLINIZACION

Las variedades son autofértiles casi todas. Por tanto, los polinizadores no son  indispensables, aunque favorecen la formación del fruto.

La polinización se lleva a cabo por las abejas.

En climas lluviosos la polinización puede ser caprichosa o pobre. Esto se mejoraría a través de la polinización manual. Consiste en utilizar un pincel pequeño y suave para transferir el polen de una flor a los estigmas de otra.

Cultivado el melocotón a cubierto, en invernaderos, etc., se debe polinizar a mano cuando estén en flor. No rocíes ni humedezcas durante la estación florida, ya que podrías impedir la polinización

NECESIDADES DE CULTIVO:

Entre los factores climáticos, que afectan a los melocotones, la temperatura es el más importante.

Las mínimas térmicas perjudiciales para las yemas se sitúan entorno a 15°C bajo cero.

El melocotonero y, en particular, determinadas variedades, necesitan un periodo invernal bastante intenso, que se denomina “horas de frío”.

“Horas de frío” es el tiempo que el árbol está a temperatura inferior a 7°C, que en nuestro caso y según variedades se sitúa entre 700 y 900 horas.

Otro factor importante, es la pluviometría. A pesar de que, desde el punto de vista botánico, el melocotonero es una especie de gran resistencia a la sequía, en gran parte de nuestro país necesita ser regado.

Para lograr buenas producciones y tamaño en los frutos, se necesitan precipitaciones superiores a los 800-900 mm anuales.

La luz, también es un factor importante, a la hora de la fructificación.

Temperatura:

Las temperaturas mínimas invernales que el melocotonero puede soportar sin morir giran en torno a -20ºC, pero a -15ºC en la mayoría de las variedades se producen daños en las yemas de la flor.

Requiere 400-800 horas de frío.

Las heladas tardías pueden afectar a los órganos más sensibles (óvulos, pistilo y semilla).

Humedad:

Sensible a la asfixia radicular; por ello hay que evitar los encharcamientos de agua y asegurar una profundidad de suelo no inferior a 1- 1,5 m.

Luminosidad:

Es una especie ávida de luz y la requiere para conferirle calidad al fruto. Sin embargo el tronco y las ramas sufren con la excesiva insolación, por lo que habrá que encalar o realizar poda adecuada.

Exigencias del suelo:

Las diferentes variedades le permiten cualquier tipo de suelo. Lo ideal son suelos frescos, profundos, de pH moderado y arenosos. En nuestro caso tenemos suelos franco- arcilloso y franco- laguinoso

Sensible al contenido de caliza activa, que no debe ser superior al 2-3%, ya que puede producir clorosis férrica.

 

SUSTRATOS DE CULTIVO

Para dar pleno rendimiento, el melocotonero exige suelos sueltos, profundos, bien drenados y exentos de caliza (pH=6-7).

Si no se usan patrones tolerantes a la caliza, se ponen cloróticos.

No obstante, en la práctica, vegeta en una gama de suelos mucho más amplia.

Ideales son suelos francos. Los suelos ligeros son preferibles para limitar la asfixia radicular.

Mejor siempre suelos profundos aunque el riego por goteo permite las plantaciones en  suelos menos profundos.

Los suelos profundos, fértiles y algo ácidos (pH 6,5) son ideales para cultivar melocotones.

PATRONES

El melocotonero se multiplica por injerto de yema sobre patrón.

Se emplean diversos patrones que permiten el cultivo en suelos de distinto tipo.

Los principales patrones para melocotonero son los francos. Tienen vigor medio y dan buena calidad de fruto. Es el mejor si no hay ningún problema del suelo, ya que como hemos dicho, el melocotonero es sensible a clorosis y a la asfixia radicular.

– Francos (60%)

Comunes, Nemaguard, Nemared, Rubira, Monclar

– Ciruelos (25%)

Resisten la clorosis. Brompson, San Julián (A, 655-2, híbrido), Pollizos (Común, Puebla de Soto, el único que aguanta algo de salinidad en el suelo).

Se usan por su resistencia a la caliza, a la salinidad y porque no son tan sensibles a Nematodos como los híbridos de melocotonero x almendro y los francos.

San Julián: adecuados para suelos asfixiantes.

Brompton: resiste caliza pero es muy sensible a la asfixia radicular.

GF43: muy resistente a la asfixia radicular.

– Híbridos de melocotonero x almendro (2%)

GF677, Adafuel, Hansen-2, Hansen-5, Titán.

Gran resistencia a caliza. Son los mejores para problemas de caliza y para replantar porque dan mucho vigor. El inconveniente es que dan peor calidad de fruto (coloración más pálida y maduración más tardía), aunque son bastante productivos.

No soportan la asfixia radicular.

El GF677 es el más usado.

Hansen 2166 y Hansen 536 tienen su mejor virtud en que son resistentes en parte a Nematodos.

MARCOS DE PLANTACION

Cifras en metros. El primer número es la distancia entre líneas y el segundo, la distancia entre árboles en la misma línea. Ejemplo: 5×4 son 5 m entre líneas, la calle.

PODA EN VASO ITALIANO

  • Ciruelo: 5×4
  • Franco: 5×5
  • Híbrido almendro x melocotonero: 6×5

PODA EN PALMETA REGULAR

  • Ciruelo: 5×3
  • Franco: 5×3,5
  • Híbrido almendro x melocotonero: 5×4

PODA EN EPSILON

  • Ciruelo: 6×1,17
  • Franco: 6×2
  • Híbrido almendro x melocotonero: 6×2,5

PODA EN EJE CENTRAL

  • Ciruelo: 4×1,5
  • Franco: 4×2
  • Híbrido almendro x melocotonero: 4×2,5

PODA

Las podas de formación son vasos más o menos modificados, a 3 brazos, y Epsilon. También se utilizan la palmeta, el eje central y el spindelbush.

Los melocotoneros y nectarinas habitualmente se cultivan como árbol, pero los abanicos o palmetas son populares en climas templados, ya que permiten que los frutos reciban el máximo sol a fin de que meduren.

Algunos cultivares (enanos genéticos) son ideales para cultivar en tiestos.

 

ACLAREO DE FRUTOS

Se hace manualmente con el fin de obtener frutos más gordos.

La época normal para el aclaro es 1 mes depués de floración; entre 25 y 35 días después de plena floración de media, porque cada variedad tiene el suyo.

Se entresacan cuando los frutitos tienen el tamaño de avellanas, dejando 1 fruto por racimo; cuando tenga el tamaño de una nuez y algunos frutos pequeños hayan caído de manera natural, entresaque dejando un espaciado de 15-22 cm entre frutos; en clima cálidos a menos distancia.

En fincas productoras, aproximadamente se quita la mitad de los frutos, pero depende.

Se eligen los mejores, los más gordos, se eliminan los dobles. Y ya no caen por competencia.

ANILLADO DE RAMAS

Se utiliza en muchas zonas.

La mejor época es después del aclareo, más o menos 30 días después de la plena floración.

La incisión es de 1 a 5 mm, hay que probar.

Aumenta la precocidad y el tamaño del fruto y su coloración.

Es interesante para las variedades tempranas y como mucho de media estación. Las variedades de estación no los necesita.

PROPAGACION VEGETATIVA

Injerta de yema en T sobre patrones obtenidos de semilla. Algunos cultivadores de melocotones se propagan por estacas de madera suave tomadas en primavera, tratada con un material estimulador de enraizado y colocadas en una cama de propagación con niebla, pero este no es un método comercial.

En zonas con un invierno benigno, algunos cultivares de melocotonero pueden ser iniciados por estacas de madera dura si se les trata con ácido indulbutírico y luego se coloca en vivero a la intemperie en otoño.

El melocotonero se puede injertar sobre:

  • – Melocotonero.
  • – Almendro.
  • – Nectarina.
  • – Ciruelo.
  • – Albaricoquero.
  • – Endrino.