Tratamientos postcosecha en fruta de pepita Manzanas y Peras

en de Manzanas y Peras

1. TRATAMIENTOS POSTCOSECHA.

En los casos de larga conservación de Peras y Manzanas, que son los más frecuentes, la acción del frío, no es suficiente, para mantener la calidad de los productos almacenados, hasta que llegan al consumidor.

No todas las variedades, tienen el mismo o parecido comportamiento en frío.

Ni en el supuesto, de que los tratamientos realizados en el campo sean perfectos, ni que las precauciones tomadas para su recolección, sean cuidadosas, es necesario tener en cuenta, técnicas profilácticas complementarias, que nos ayuden a disponer de frutos de la máxima calidad.

Los tratamientos postcosecha, pueden corregir los factores responsables de problemas de conservación, como:

  • – Las podredumbres resultantes de la acción de los hongos.
  • – Las alteraciones fisiológicas asociadas, bien a desequilibrios en la evolución de los frutos, antes de la recolección o a perturbaciones, durante la conservación.

No debiera entrar, ningún tipo de fruta en una cámara de frío, que antes no se haya limpiado y desinfectado a fondo, como ya hemos comentado en anteriores capítulos.

Los hongos responsables de daños a la fruta durante la conservación, debemos recordar, que algunos de ellos son termoresistentes, es decir, pueden soportar temperaturas bajo cero y posteriormente, en condiciones adecuadas de humedad y temperatura, desarrollarse perfectamente en los frutos.

Por ello, se hacen necesarias todas las precauciones con la fruta, incluida la aplicación de fungicidas, para el control de los hongos, en cámaras de conservación.

Conviene pensar, que la sensibilidad varietal, sobre todo a las alteraciones fisiológicas de variedades destinadas a conservaciones largas, obliga a orientar su conservación, hacia una previsión de riesgos, que puedan evitar pérdidas considerables de frutos.

2. FORMAS DE APLICACIÓN.

Los diferentes productos químicos, que se utilizan en postcosecha, pueden aplicarse, vía agua o vía aire:

  • Vía agua, mediante Drencher o inmersión.
  • Vía aire, utilizando fumígenos o termonebulizadores.
  • Vía agua – Drencher.

El Drencher es una máquina, que permite realizar tratamientos, vía agua, a los frutos, cuando llegan a la Central, en los propios envases de campo.

Los productos a utilizar, deben ser los adecuados, a los problemas de patógenos, que necesitemos controlar.

El agua, con los productos en disolución o en suspensión, a las dosis adecuadas, se recicla a través de la fruta, palet a palet o palots a palots.

Las máquinas suelen ser de dos tipos:

  • De compartimentos.
  • De cadenas, que es el más utilizado en las Centrales actuales.

Debe prestarse especial atención, al depósito de agua, que debe cambiarse, con la mayor frecuencia posible, debido a que a dicha agua van:

  • Todas las esporas de los diferentes hongos, procedentes del campo.
  • Todos los residuos arrastrables de los productos químicos, utilizados en el campo.
  • Tierra, hojas, ramitas etc, que se incorporan al agua de duchado y que degradan, la mayoría de los productos químicos.

Toda esta mezcla, excepto los elementos gruesos, que se separan mediante un filtro, pasa a través de las bombas y se recicla tantas cuantas veces, pasan palets o palots.

Al final no sabemos si estamos tratando o contaminando nuestra fruta. Si el agua del Drencher, se mantiene más tiempo del necesario, que dependerá, de los residuos que se aporten al agua.

Con el objeto de eliminar o reducir en lo posible, los problemas de contaminación, hoy se utilizan Drenchers, que llevan acoplado un dosificador automático.

La principal ventaja de este dosificador, es que la máquina, trabaja con un mínimo de litros de agua y es más económico, reemplazarla, por una limpia cuando haga falta.

El método operativo es muy sencillo. Sabemos la cantidad de agua, que arrastra cada palet o pila de palots y sabemos también, la cantidad de agua que necesitan las bombas para su funcionamiento. (350-400 lts).

Tendremos por consiguiente que comenzar el con 400 lts (por ejemplo) más un 10% de agua, con los productos químicos, a la dosis, que vayamos a utilizar.

Se gradúa el dosificador, con los distintos productos y la entrada de agua, en función de los litros arrastrados por el palet o la pila de palots y automáticamente, se repone el agua arrastrada, con su dosis de producto o productos.

Tanto si se utiliza un Drencher como otro, o el mojado de la fruta por cualquier otro sistema (inmersión), para obtener buenos resultados, es necesario tomar una serie de precauciones, que podemos resumir en:

Tratar los frutos rápidamente después de la .

Controlar que la temperatura de los frutos y del agua, sea superior a 10ºC y a ser posible entre 15ºC y 25ºC.

Limitar el tiempo de remojo a 30 segundos, máximo 1 minuto y de 1 minuto 30 segundos en el caso de utilizar el Drencher.

Asegurarse, de mezclar bien, la solución de tratamiento, poniendo en marcha, la bomba de impulsión de agua, antes de que pasen los primeros frutos, con el objeto de evitar el riesgo de problemas de fitotoxicidad, por una sobre concentración de producto.

Tener en cuenta, no dejar los frutos una vez tratados, expuestos al sol, sobre todo si se han utilizado productos antioxidantes, ya que son sensibles a los rayos solares.

Preparar en los Drencher normales, la disolución agua-productos químicos, poco antes de utilizarla y en la cantidad necesaria, para pasar los palets o palots que tengamos que tratar. En este caso, sin dosificador automático, la mezcla agua productos químicos, no debe conservarse más de 48 horas.

Hay que tener clara, la forma de limitar, la diseminación de las esporas de los diferentes hongos, para hacer más efectivas las soluciones (agua + productos) ya que, las aportaciones de materia orgánica, con el tratamiento de los palots o palets, descomponen los productos químicos utilizados en los tratamientos.

• Vía aire – fumígenos

Este tipo de aplicación de productos en postcosecha de Peras y Manzanas, se utiliza, tanto en la desinfección de cámaras como en el tratamiento directo a la fruta.

Como ya indicamos, al hablar de desinfección en las Centrales, es el aire, el encargado, de hacer la distribución del producto en la cámara con o sin fruta.

Los propios ventiladores de la cámara, hacen llegar el producto químico que utilicemos, a los sitios a los que el agua, nunca podrá alcanzar.

Por lo cual, suministrando al aire la cantidad de materia activa que queramos aplicar, el aire nos la transportará, para el control de los patógenos o alteraciones fisiológicas, que estimemos oportunas.

Los fumígenos como ya indicamos, son:

  • Fáciles de aplicar, basta encender una mecha y dejar que se acabe el humo, que producen.
  • Eficaces, no tienen interferencia alguna, las materias activas con nada.
  • Seguros, no se derraman, no explotan, se enfrían en pocos minutos y se pueden retirar sin riesgos, si no se destapan y se pone la mecha y se enciende, es imposible que se activen.
  • Cómodos, tanto en su utilización en camiones, como en centrales, se pueden ubicar, en pequeños espacios con facilidad.
  • Dosificables, conociendo la cantidad de materia activa por envase, podemos utilizar el nº necesario de envases, hasta llegar a las dosis deseadas, dosis, que pueden ser preventivas o curativas.
  • Económicos, se aprovecha todo el producto que se paga, ya que no se tira nada, ni con las aguas residuales ni con los palots o palets que son tratados.
  • De bajo residuo, ya que siempre, puede aplicarse las cantidades de producto, que debemos poner, sin incrementarlas, por las posibilidades de descomposición de las materias activas.
  • Sin manipulación, no puede haber errores en la dosis, ya que no hay porqué manipularlos. Los empleados sólo deben transportarlos y activarlos, por lo cual, tampoco hay problemas de contaminación a los empleados.
  • Sin aporte de agua, lo cual significa, que no generan aguas residuales, con toda la problemática que ello conlleva.
  • De aplicación inmediata, no hay que hacer ningún preparativo, ni verificar emulsiones, ni cálculo de caldos, etc…es llegar, poner la mecha y prenderle fuego.

3. PRODUCTOS QUÍMICOS EN POSTCOSECHA DE PERAS Y MANZANAS.

Los productos aplicados a los frutos, después de la recolección, buscan con mayor o menor acierto, eliminar o como mínimo reducir, el desarrollo de las podredumbres y fisiopatías durante la conservación.

Hay que tener en cuenta que no son muy numerosos los productos que se pueden utilizar en postcosecha en general, debido a ello, se ha de proceder con cautela a la hora de su aplicación.

Los productos a los que nos referimos, son básicamente Fungicidas y Antioxidantes, cuya relación y dosificación, puede verse en la página Web de Fomesa Fruitech (www.fomesa.net)

El uso y también el abuso, que se hace en determinados momentos, sobre todo de los fungicidas, buscando eficacias que no se alcanzan, provoca la aparición de resistencias, de diferentes patógenos a determinados productos.

Nuevas técnicas y nuevos productos se irán desarrollando, buscando mejorar el control de los patógenos en las Centrales.

Para tener éxito, con los productos actuales y con los que están por llegar al mercado, deben ir acompañados de:

Frutos fisiológicamente sanos, recolectados con cuidado y transportados a las Centrales, en las debidas condiciones.

Minimizar la presencia de inóculos en las Centrales, utilizando la limpieza y desinfección.

La manipulación y el transporte deben ser óptimos para mantener la frescura y vitalidad de cualquier fruto, en Peras y Manzanas en mayor grado.

No se debe pretender, sustituir con tratamientos fungicidas o con frío, lo comentado en los tres puntos anteriores, aunque la realidad nos dice, que se produce con más frecuencia de la deseada.

VN:F [1.9.22_1171]
Califica la calidad del articulo 1-5 GRACIAS
Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)
Tratamientos postcosecha en fruta de pepita Manzanas y Peras, 5.0 out of 5 based on 1 rating

Deja un comentario

Proudly using Dynamic Headers by Nicasio WordPress Design
A %d blogueros les gusta esto: