Las partes de la patata

Las partes de la patata

La patata o Solanum tuberosum es un tubérculo perteneciente a la familia Solanaceae, una planta herbácea, vivaz, dicotiledónea, con un sistema aéreo y otro subterráneo que origina los ejemplares comestibles.

Las características de estos dos sistemas son:

Aéreo. Está formado por hojas compuestas y nervudas; flores preferentemente de colores blanco, rosado o violáceo, aunque dependiendo de la variedad pueden mostrar mayor diversidad; frutos en forma de baya redondeada verdosa que amarillea con la maduración y de tamaño inferior a 3 cm de diámetro; finalmente tallos gruesos, fuertes y angulosos, de tonalidades verde-pardo, que en un principio poseen una estructura vertical (alcanzando una altura de 0,5-1 metro) pero conforme avanzan en altura y edad van perdiendo su potencia desarrollándose pegados al suelo.

Subterráneo. Raíces fibrosas finas y largas que sólo se introducen profundamente ante suelos blandos. Rizomas o tallos subterráneos que producen tubérculos. Estos tubérculos o patatas son los órganos comestibles de la planta, formados por tejido en el que se acumulan las reservas de almidón y del que nacen las yemas u ojos. En concreto la carne de la patata es suave, ligera y muy nutritiva, con una coloración variable que abarca desde blancos a marrones claros, mientras que su piel alcanza tonos amarillentos y puede llegar, dependiendo de la variedad, a rosados o rojizos.

En el desarollo de los cultivos de patata, tiene gran influencia el estado en que se encontraba la patata de siembra utilizada. Por eso es preciso que el agricultor conozca, hasta cierto punto, lo que realmente es un tubérculo de patata.

  1. Estolón con una hojuela lateral y 5 hojuelas en el extremo.
  2. El extremo está hinchado; la hojuela lateral forma el primer ojo y 5 hojuelas terminales.
  3. Dos ojos en el tubérculo y 7 hojuelas en el extremo.

Estolones son tallos subterráneos, que crecen, más o menos, en posición horizontal formando pequeñas hojuelas, botones laterales y un botón terminal compuesto de cierto número de hojuelas. En un momento dado comienza a hincharse su extremidad justo inmediatamente des­pués de una curvatura del estolón, para formar un tubérculo. La longitud del estolón en aquel momento puede variar, mucho, pues su crecimiento es función de la variedad y de otras condiciones tales como la duración del día, temperatura, etc.

El número de ojos de un tubérculo varía bastante, dependiendo de la variedad, tamaño del tubérculo, condiciones de crecimiento, etc.

Cotre lateral de un ojo

Los ojos se encuentran situados en espiral sobre la superficie del tubér­culo, tal como sucede con los botones laterales de un tallo. El borde de la cavidad en la cual están situadas las yemas del ojo, es el remanente de una hojuela, constituyendo el ojo la axila de una hoja en una parte del tallo. En el centro del ojo se encuentra en muchos casos el botón principal, presentando a ambos lados – y, con frecuencia, claramente separados por la carne del tubérculo – un botón lateral. Estos botones laterales podrían ser considerados como los botones laterales inferiores del brote que, a causa del crecimiento de los tubérculos, se han apartado el uno del otro.

Del brote principal pueden también nacer otros botones laterales que a su vez darán lugar a tallos laterales o estolones. Si se desprende el brote, es muy posible, con tal que la base haya quedado sin dañar, que los botones laterales inferiores, en vez de transformarse como hacen normalmente en estolones, se desarrollen dando uno o más tallos, saliendo todos del mismo ojo. En un brote bien desarrollado a la luz, los botones laterales pueden desarrollarse hasta tal punto que den lugar a un botón terminal y botones laterales. Próximas a los botones laterales se notan protuberan­cias, que son el comienzo del desarrollo, de las raíces, y si se conservan las patatas en un ambiente húmedo, las raíces comienzan a salir.

FISIOLOGIA DEL TUBERCULO

PERIODO DE REPOSO

En condiciones normales, los ojos de una patata no brotan durante las primeras semanas después del arranque, ni siquiera a temperaturas favorables. Este período se denomina período de reposo del tubérculo, y dura desde la recolección hasta el momento en que los ojos empiezen a brotar a temperaturas normales.

La duración del reposo depende de:

  1. la variedad
  2. el estado de maduración en el momento del arranque
  3. las temperaturas habidas durante la época de vegetación
  4. las temperaturas durante la conservación
  5. daños causados al tubérculo, bien mecánicamente (cortes, daños accidentales) o por enfermedades diversas (v.g. mildiú).

Variedad

La variedad Alpha tiene un período de reposo superior a la Bintje, y ésta mayor que la Sirtema. La duración no siempre corre pareja con el tipo de ciclo vegetativo. Un período de reposo de 2-4 meses es bastante normal en condiciones holandesas.

Estado de maduracíon

Una patata que se arranca antes de la maduración, tiene un período de reposo algo más largo que una patata cosechada en estado maduro, pero – por haberse cosechado el tubérculo inmaduro en fecha más temprana, – llegará antes al final de su reposo que la patata cosechada en estado de plena madurez.

Temperatura

Después de un verano caliente las patatas salen antes del estado de reposo que en el caso de un verano templado. Hasta en un país pequeño como lo es Holanda, se pueden encontrar diferencias. La longitud del día afecta también la duración del período de reposo; días cortos du­rante el período vegetativo acortan el estado de reposo. Una conserva­ción cálida acelera las reacciones químicas en el interior del tubérculo y de aquí que disminuye la duración del período de reposo. En algunas variedades los cambios frecuentes de temperatura acentúan este comportamiento. Es evidente, de lo que precede, que en los países cálidos el período de reposo del tubérculo es sensiblemente más corto que en regiones de clima más templado.

Troceado de las patatas de siembra para la plantación.

Un tubérculo troceado comienza a germinar antes que un tubérculo entero, y además, el corte provoca la brotación de mayor número de ojos. El cortar tubérculos, sin embargo, también tiene desventajas, tales como la putrefacción de los trozos, la transmisión de enfermedades de virus con el cuchillo, etc. de modo que hay que aplicar esta operación con la mayor prudencia.

PERIODO DE DOMINANCIA DEL BROTE

APICAL

El paso del estado de reposo al de brotación no se puede definir con precisión, habiendo un espacio bastante grande durante el cual el movimiento de los brotes es muy lento a pesar de que la temperatura sea elevada y el aire húmedo, y que en caso de un ambiente seco y tempera­turas de 3-12° C es prácticamente nulo. En este período de transición, que en algunas variedades puede ser bastante largo, con frecuencia se ve que es el ojo terminal el que comienza a brotar, frenando la evolución de los demás ojos. Incluso mejorando ulteriormente las condi­ciones para la brotación, se verá con frecuencia que es aquel único brote (a veces dos o tres), el que continúa aprovechándose de tal mejora, sin que los demás muestren desarrollo notable. Sin embargo, una vez eliminado el brote terminal, los demás ojos no tardan en abotonar.

La dominancia de los brotes apicales se puede evitar:

  1. Pasando rápidamente de una conservación en ambiente frío a condi­ciones propicias al crecimiento de los brotes (temp. de unos 20° C y humedad ambiente elevada). Sobre todo será necesario hacerlo si el tubérculo todavía está en la fase de transición, ya que con una conservación en condiciones frías, esta fase – en algunas variedades ­puede durar a veces hasta el mismo comienzo de la primavera.
  2. Eliminando el brote apical para colocar a continuación las patatas en condiciones muy favorables para la brotación.

Suele suceder de vez en cuando que, a pesar de conservar las patatas en un ambiente frío, el ojo apical comienza a brotar en otoño o en invierno. Al colocar estas patatas, en primavera, en un local de alta temperatura para facilitar la pregerminación, el cultivador comprobará probable­mente que sólo aparecen el brote apical y, tal vez, 1 o 2 brotes más, por lo que si se desean más brotes por patata de siembra, será necesario que se elimine el brote apical antes de proceder a la pregerminación.

PERIODO DE BROTACION NORMAL

El período de brotación normal es aquel tiempo en que comienzan a brotar varios ojos de la patata, fase que felizmente puede durar varios meses.

Una patata de siembra que esté al comienzo de este período, o al final del de dominancia del brote terminal, la denominamos una patata fisiológicamente joven, y por el contrario una patata de siembra que esté al final del período de brotación normal, la denominaremos fisiológica­mente vieja.

PERIODO DE BROTES FILIFORMES O FILOSOS

La patata de siembra puede hacerse tan vieja fisiológicamente que los brotes son muy delgados y tienden a ramificar. Tales tubérculos están casi agotados y especialmente algunas variedades, bajo ciertas condici­ones (v.g. temperaturas bajas), producen “patatitas”, lo que significa que de la semilla se forman directamente tubérculos, sin salir de la tierra la nueva planta. Una patata de siembra procedente de plantas cultiva­das en un clima templado y que, después del arranque, ha sido conser­vada en un lugar frío y seco, tiene un período mucho más largo de brota­ción normal, agotándose mucho más tarde, que una patata de siembra cultivada y conservada en un clima cálido . Si en primavera se desea una patata de siembra fisiológicamente joven, será necesario conservarla a temperaturas bajas; si al contrario, se prefiere una patata de siembra que sea fisiológicamente más vieja, la conservación tendrá que efectuar­se en un ambiente más templado. La influencia de la edad fisiológica del tubérculo a sembrar sobre el período vegetativo es discutida en la página 19 tuarse en un ambiente más templado. La influencia de la edad fisioló­gica del tubérculo a sembrar sobre el período vegetativo es discutida en la página 19

CRECIMIENTO DEL TUBERCULO

Los retoños de un tubérculo madre plantado en tierra húmeda y caliente formarán raíces y después de algunas semanas la planta emergerá. Unas semanas después se forman los estolones y se inicia el período de formación de tubérculos. En condiciones favorables este período puede ser bastante breve (2-3 semanas). La duración del espacio de tiempo entre el emerger la planta y la iniciación de los tubérculos depende de muchos factores, tales como variedad, edad fisiológica del tubérculo madre y su retoño, duración del día y temperatura. Bajo las condiciones holandesas la formación de los tubérculos suele iniciarse 2-5 semanas después de emerger la planta.

Después de iniciarse la tuberización, algunos de los pequeños tubérculos empiezan a crecer y transcurridas unas semanas, los demás práctica­mente han desaparecido. La tendencia es de que sólo 2-4 tubérculos crecen por tallo principal.

De una Patata podemos distinguir las siguientes partes:

  • Corteza
  • Tejido medular
  • Parenquima vascular de reserva
  • Extremo basal
  • Extremo apical
  • Estolon
  • Corona
  • Ombligo
  • Ojo o Yema apical
  • Ojo o Yema Lateral
  • Prominencia del ojo
  • Anillo vascular
  • Peridermo

VN:F [1.9.22_1171]
Califica la calidad del articulo 1-5 GRACIAS
Rating: 2.3/5 (3 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 2 votes)
Las partes de la patata, 2.3 out of 5 based on 3 ratings

Deja un comentario

Proudly using Dynamic Headers by Nicasio WordPress Design
A %d blogueros les gusta esto: