Recomendacion de riego abonado y productos fitosanitarios en citricos

Recomendacion de riego abonado y productos fitosanitarios  en citricos

Qué es Syndrip?

Es una página WEB de Syngenta, que permite obtener las recomendaciones de riego, abonado y aplicación de productos fitosanitarios de forma personalizada.

 Syndrip permite a cada usuario establecer sus programas anuales de riego y abonado sugiriendo los mejores momentos para la aplicación de los productos fitosanitarios mediante riego.

 Syndrip es una aplicación a disposición de todos los citricultores españoles. Un simple registro en esta web es suficiente para acceder a todas sus funcionalidades.

Syndrip, a partir de los datos de Evapotranspiración recogidas en distintas estaciones agroclimáticas (Zonas Eto), y teniendo en cuenta la variedad, el análisis de agua y los tipos de abonados que usted utilice, le facilitará la recomendación del volumen de agua a aplicar mensualmente, riego a riego, así como las necesidades de abonado de sus cítricos y los momentos más adecuados para la realización de los correspondientes tratamientos fitosanitarios vía agua de riego.

Syndrip, ofrece una increible cantidad de ventajas:

  • Plan de fertirrigación personalizado, a medida de su finca de cítricos
  • Plan por sectores de riego dentro de la finca
  • La combinación perfecta de nutrientes y los productos syngenta
  • Ahorro costes al aplicar a suelo. Mayor beneficio
  • Tratamientos independientes de factores climáticos
  • Localización de los productos en la zona idónea
  • Programación mes a mes de las necesidades de sus cítricos
  • Posibilidad de corregir necesidades para el mes siguiente
  • Informe anual de las necesidades
  • Combinación de necesidades hídricas y nutrientes según variedad, plan completo
  • Reducción de aplicaciones foliares
  • Informe del momento justo para aplicar los productos syngenta y los nutrientes y muchas más

 A que espera para registrarse ahora en Syndrip y aprovechar todas sus ventajas.

VN:F [1.9.22_1171]
Califica la calidad del articulo 1-5 GRACIAS
Rating: 4.0/5 (1 vote cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +1 (from 1 vote)

Comprobacion de la utilidad de un indicador en sistemas de calidad

Comprobacion de la utilidad de un indicador en sistemas de calidad

Una vez implementado el indicador es necesario comprobar su utilidad para vr si contribuye a valorar la eficacia del sistema o estamos realizando un trabajo inútil. Para ello hay que plantearse, estudiar y responder a las siguientes preguntas:

  • El indicador sirve para tomar decisiones
  • Representa claramente el concepto que desea evaluar
  • Es compatible con el resto de indicadores del sistema
  • El costo de recogida de información y procesamiento de los datos compensa con su utilidad.
  • Los datos obtenidos son fiables
  • Los datos obtenidos dan resultados comparables en el tiempo.
  • La presentación gráfica utilizada es clara y aporta información

Aunque el indicador sea útil también nos podemos plantear las siguientes cuestiones encaminadas a mejorar la eficacia del sistema de indicadores:

  • Existe una forma de obtener los datos de una manera más sencilla.
  • Se aprovechan los medios informáticos para la obtención de los resultados del indicador.
  • Tiene definido el indicador el nivel de divulgación y confidencialidad requerida.
  • Se comunica el indicador a ls personas involucradas.
  • Es adecuada la periodicidad establecida.

Esta información se ha desarrollado según las normas:

UNE-EN ISO 9000: Sistemas de Gestión de la Calidad. Fundamentos y vocabulario.

UNE-EN ISO 9001. Requisitos de un Sistema de Gestión de la Calidad.

UNE-EN ISO 9004. Enfoque de la gestión de la calidad.

UNE 66175. Sistemas de gestión de la calidad. Guía para la implementación de sistemas de indicadores

Tecnico asociada: Mª Ángeles Albuixech

VN:F [1.9.22_1171]
Califica la calidad del articulo 1-5 GRACIAS
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

Implementacion de un sistema de indicadores en sistemas de calidad

Implementacion de un sistema de indicadores en sistemas de calidad

FICHA DEL INDICADOR

El indicador debe quedar completamente definido e identificado y toda la información debe quedar registrada y archivada.

La forma más efectiva es realizar una ficha para cada indicador; en ella quedaran registrados, como mínimo, los siguientes elementos:

  • Nombre del indicador
  • Código de identificación
  • Proceso al que está asociado
  • Departamento
  • Responsable de la medición
  • Objeto que mide el indicador
  • Medición que se debe realizar.
  • Unidades de medida
  • Periodicidad
  • Cadencia
  • Objetivos y metas a alcanzar.
  • Especificaciones
  • Firma del responsable del indicador
  • Firma del responsable de calidad
  • Fechas de las firmas
  • Cuadros de mando.

La forma más efectiva es realizar la ficha en hojas de cálculo donde se pueden mostrar los datos obtenidos en las mediciones y los resultados obtenidos para el indicador.

Un ejemplo de ficha de indicador sencillo sería el siguiente:

EMPRESA

DEFINICIÓN DE INDICADOR

Nombre

consumo eléctrico

Código

 

Proceso

comportamiento ambiental

Objeto

controlar el consumo eléctrico

Objetivo

Disminuir el consumo eléctrico

Meta

Disminuir el consumo eléctrico un 5% respecto al mismo periodo del año anterior

Medición

Consumo por trabajador

Periodicidad

Cuatrimestral

Cadencia

Primera factura del primer mes hasta primera factura del último mes

Unidades de medida

Kwh/nº trabajadores

DEPARTAMENTO

Administración

Especificaciones:

 

TOMA DE DATOS

MEDICIÓN

1

2

3

Fecha

Resultado (Kwh/nt)

577,60

664,33

588,40

Medición de referencia (Kwh/nt)

644,67

715,07

625,13

Grado de alcance

10,40

7,09

5,88

Valor de meta

5,00

5,00

5,00

Observaciones: se han renovado los equipos de climatización.

Análisis: la mayor eficiencia energética de los nuevos equipos y la colaboración del personal dejando apagados todos los equipos al terminar la jornada ha permitido el alcance de la meta.

Firma responsable indicador

Fecha

Firma responsable calidad

Fecha

Esta información se ha desarrollado según las normas:

UNE-EN ISO 9000: Sistemas de Gestión de la Calidad. Fundamentos y vocabulario.

UNE-EN ISO 9001. Requisitos de un Sistema de Gestión de la Calidad.

UNE-EN ISO 9004. Enfoque de la gestión de la calidad.

UNE 66175. Sistemas de gestión de la calidad. Guía para la implementación de sistemas de indicadores

Tecnico asociada: Mª Ángeles Albuixech

VN:F [1.9.22_1171]
Califica la calidad del articulo 1-5 GRACIAS
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

Diseño de indicadores en sistemas de calidad

Diseño de indicadores en sistemas de calidad

El primer paso para la implementación de un sistema de indicadores es conocer el concepto que queremos valorar y definir los parámetros que vamos a utilizar. Y si tenemos un sistema organizado por procesos, conocer detalladamente los procesos del sistema para poder determinar los puntos claves del mismo y así determinar los indicadores adecuados para el proceso en cuestión.

Para el diseño de los indicadores el paso previo es definir con detalle el concepto que se quiere valorar*.

Una vez definido este seguiremos los siguientes pasos:

  • Buscar los conjuntos de datos que más se adapten al concepto a valorar.
  • Elegir el conjunto de datos que más se adapten a nuestras necesidades de información y que sean más fáciles de obtener.
  • Especificar detalladamente el indicador para no generar malas interpretaciones añadiendo, si es necesario, definiciones que ayuden a interpretar correctamente el indicador.
  • Analizar las fuentes de información para la obtención de los datos. Es necesario que sean accesibles, permanentes en el tiempo, y lo menos complicadas posible.
  • Definir la periodicidad o tiempo de ciclo (días, horas, semanas, etc.) en los que se realizará la toma de datos.
  • Incluir el tiempo de ciclo en las especificaciones del indicador.

* En el caso de seguimiento por procesos los pasos previos serán:

  • Analizar el proceso
  • Identificar las características del proceso que afectan a los requerimientos exigidos.
  • Definir el indicador que mida estas características.

Esta información se ha desarrollado según las normas:

UNE-EN ISO 9000: Sistemas de Gestión de la Calidad. Fundamentos y vocabulario.

UNE-EN ISO 9001. Requisitos de un Sistema de Gestión de la Calidad.

UNE-EN ISO 9004. Enfoque de la gestión de la calidad.

UNE 66175. Sistemas de gestión de la calidad. Guía para la implementación de sistemas de indicadores

Tecnico asociada: Mª Ángeles Albuixech

VN:F [1.9.22_1171]
Califica la calidad del articulo 1-5 GRACIAS
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 2 votes)

Sistemas indicadores de calidad

Sistemas indicadores de calidad

Un sistema de indicadores son los datos o conjunto de datos tomados en periodos de tiempo clave, que evalúan el grado de comportamiento o desempeño de una organización o una de sus partes respecto a unos objetivos fijados previamente.

Los sistemas de indicadores son necesarios para la comprobación de los procesos de seguimiento, medición, análisis y mejora. Sirven para evaluar la conformidad de los productos y procesos, así como estimar la eficacia del sistema de gestión y valorar la eficacia del sistema y de esta forma poder adoptar las decisiones adecuadas para la mejora continua.

Son aplicables a sistemas de gestión de la calidad, medioambiente y prevención de riesgos laborales.

DEFINICIÓN

La Norma UNE 66175 define el indicador como datos o conjuntos de datos que ayudan a medir objetivamente la evolución de un proceso o de una actividad.

De una manera más detallada podemos definir un indicador como la expresión cuantitativa del comportamiento de un proceso, cuya magnitud puede ser comparada con algún nivel de referencia para indicar si hay alguna desviación sobre los objetivos marcados. De esta forma se pueden tomar las acciones correctivas o preventivas necesarias.

CARACTERÍSTICAS QUE DEBEN REUNIR LOS INDICADORES

Los indicadores, como fuente de información para la obtención de datos deben reunir las siguientes características:

  • Medibles.
  • Capaces de dar información sobre una actividad importante o crítica de un proceso.
  • Fiables, fieles y representativos del concepto a medir.
  • Cuantificables, y los resultados deben ser expresables con un dato numérico o un valor de clasificación.
  • Comparables en el tiempo.
  • Fáciles de establecer, utilizar y mantener.
  • Compatibles con otros indicadores del sistema de gestión.
  • Tener una relación lo más directa posible sobre el concepto a valorar.

CUADROS DE MANDO

Los indicadores pueden ser representados en gráficas que nos ayudan comprobar  las tendencias en la consecución de los objetivos y a comparar el comportamiento de un indicador con respecto a otros indicadores del mismo proceso. Un cuadro de mando es la representación gráfica de un conjunto coherente de indicadores.

Esta información se ha desarrollado según las normas:

UNE-EN ISO 9000: Sistemas de Gestión de la Calidad. Fundamentos y vocabulario.

UNE-EN ISO 9001. Requisitos de un Sistema de Gestión de la Calidad.

UNE-EN ISO 9004. Enfoque de la gestión de la calidad.

UNE 66175. Sistemas de gestión de la calidad. Guía para la implementación de sistemas de indicadores.

Tecnico asociada: Mª Ángeles Albuixech

VN:F [1.9.22_1171]
Califica la calidad del articulo 1-5 GRACIAS
Rating: 3.0/5 (1 vote cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

El cultivo de las habas de verdeo

El cultivo de las habas de verdeo

JOSÉ JOAQUÍN RODRÍGUEZ EGUÍLAZ, ÁNGEL MALUMBRES (ITG AGRÍCOLA),
CARLOS PRADO (ULTRACONGELADOS VIRTO)

PREPARACIÓN DEL SUELO

▲ El cultivo de las habas de verdeo para industria es poco exigente en texturas de suelo, pero prefiere suelos francoarcillosos que no se encharquen, y parcelas homogéneas, tanto de tipo de tierra como en pendiente. Le perjudican los suelos húmedos mal drenados.

El laboreo:
1) El laboreo profundo será de 25 a 40 centímetros de profundidad, para favorecer el desarrollo de la raíz pivotante, con un pase de subsolador, chisel o vertedera.
2) El laboreo superficial permitirá, con pases de rastras y cultivadores con molón, dejar un lecho de siembra de granulometría pequeña y homogénea, aireado y sin compactar. Tras
cultivar cereal o maíz, hay que trabajar más la parcela para trocear muy bien los rastrojos.

Extracciones medias de nutrientes

La extracción media que se calcula de elementos nutritivos N, P y K en las habas por Tm es de 60 Kg de N, 17 Kg de P2O5 y de 45,5 de K2O. (Leguminosas de grano. J.I. Cubero y M.T. Moreno, 1983)
Extracciones medias de habas (kg/t grano). Guía práctica de la fertilización racional de los cultivos en España. MARM.

N P2O5 K2O
Habas secas 60 17 45

Recomendaciones del abonado

Una fertilización de tipo medio puede constar de las siguientes aportaciones como abonado de fondo:

  • 20-30 Kg/ha de N
  • 65-80 Kg/ha de P2O5
  • 90-150 Kg/ha K2O

El abonado nitrogenado se añadirá en forma de nitrosulfato amónico. Si el terreno es muy deficitario en materia orgánica, puede ser conveniente la incorporación de 10-15 Tm/ha de estiércol con bastante antelación. (Leguminosas de grano. J.I. Cubero y M.T. Moreno, 1983)

FERTILIZACIÓN

▲ El cultivo de las habas de verdeo es capaz de fijar y usar el nitrógeno del aire por la acción de las bacterias del género Rhizobium.
▲ Como abonado de fondo usaremos formulados comerciales de equilibrio 1-2-3 o similares, a razón de 350 / 500 kilógramos por hectárea.
▲ En muchas ocasiones se harán aportes de nitrógeno en cobertera de unas 30 / 60 UF por hectárea si se dan condiciones difíciles de implantación por suelos fríos, falta de actividad en la nodulación del Rhizobium, ataques de sitona,
etc. Con abonos foliares podemos paliar el estrés climático, favorecer el desarrollo y mejorar el cuajado en la floración.

SIEMBRA

▲ Conviene hacer una siembra precisa en cantidad y profundidad por el coste y la homogeneidad de la nascencia, pues es una de las claves del cultivo.
▲ Dosificación de la semilla:
— Habas Bianca de 150 a 160 kg/ha y Muchamiel a 175 kg/ha, con un marco de 70 / 75 cm entre líneas y 8 /10 cm entre plantas. Más cantidad de semilla causa problemas de malas floraciones, encamados y enfermedades; y menos cantidad de semilla, de bajas producciones.
▲ Se siembra con sembradora monograno de precisión y de disco a una profundidad de 3 / 4 cm, después pasaremos un rulo-molón adecuado al tipo de suelo para facilitar la cosecha.

CICLO CULTIVO

▲ Se empieza a sembrar a primeros de octubre, se termina sobre el 8 de noviembre y la recolección se hace durante el mes de mayo. La duración del ciclo es de 190 a 220 días.
▲ Durante la floración, las malas condiciones climáticas producen abortos de flores y vainas pequeñas.

Octubre N D Mayo
siembras siembras recolección

LUGAR EN LA ALTERNATIVA

▲ Evitaremos como cultivos precedentes cualquiera de las leguminosas y parcelas con restos de acolchados plásticos.
Repetiremos en la misma parcela a los tres o cuatro años. Los mejores precedentes son cereales y maíz.

EL RIEGO

▲ Una vez hecha la siembra se dará un riego de 14/15 litros para hinchar las semillas e incorporar el herbicida. Si no lloviera después, se darán pequeños riegos hasta la nascencia.
▲ Durante el otoño y el invierno regaremos en función de la climatología. Durante la ligación no regaremos para favorecer el cuajado.
▲ Es muy sensible a la falta de agua entre floración y llenado de las vainas, por lo que conviene aportarla en caso necesario, pues incidimos en cantidad y calidad de la cosecha.
▲ El consumo oscila entre los 3.490 a 4.020 metros cúbicos por hectárea. Cada año varía el número de riegos, la cuantía de cada uno y el consumo final depende de la climatología.

CONTROL DE MALAS HIERBAS

▲ Para hierbas de hoja ancha se aplican herbicidas autorizados después de la siembra y antes de la nascencia, incorporados con un riego.
▲ Para gramíneas se hace un buen control con las anteriores aplicaciones o con antigramíneos autorizados en postemergencia.
▲ El parcelas donde se esperen poblaciones altas de Galium y/o Fumaria, sería mejor no poner el cultivo.

PLAGAS Y ENFERMEDADES

▲ Es típico en el cultivo el pulgón negro del haba (Aphis fabae), que se instala desde el estado
de roseta del cultivo hasta la formación de las vainas, y también la sitona que se come hojas
y brotes de forma semicircular por los bordes. Se trata en esos casos desde la presencia inicial de la plaga (diciembre-enero) hasta la primavera, con insecticidas autorizados.
▲ En cuanto a enfermedades, las más comunes son mildiu, botritis, roya y ascochita, ésta última sobre todo en parcelas repetidas. Existen fungicidas preventivos autorizados para su tratamiento.

RECOLECCIÓN

▲ En momentos previos a la recolección, el cultivo debe llegar bien hidratado. Incluso se dan pequeños riegos hasta el día anterior a la cosecha.
▲ El inicio de la cosecha lo marca la cantidad de granos babys, siendo lo más habitual que la empresa busque granos tiernos, y varía en función de las necesidades de cada industria. Existe una relación, que figura en el contrato, entre el precio por kilo y el porcentaje de babys, de manera que el precio baja a medida que baja dicho porcentaje. La producción oscila normalmente entre 2.000 y 3.000 kg/ha.
▲ La maquinaria de recolección es pesada por lo que el suelo debe llegar a este momento en condiciones adecuadas para evitar pateados y compactaciones.

VN:F [1.9.22_1171]
Califica la calidad del articulo 1-5 GRACIAS
Rating: 1.0/5 (1 vote cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

El cultivo de las habas

El cultivo de las habas

José Mateo Box
INGENIERO AGRONOMO
Del Instituto de Semillas Selectas 1957

El de las habas es uno de los cultivos de huerta de mayor importancia en los regadíos españoles. Su interés económico radica en la multiplicidad de sus aprovechamientos: para obtener granos secos, de gran riqueza en principios nutritivos (principalmente proteínas); para consumir las vainas tiernas; como forraje para el ganado, solas o asociadas a otras leguminosas o gramíneas, y también como abono sideral, enterradas en verde.
Su rusticidad hace que el cultivo sea fácil y poco exigente, aunque teme los fríos. Por ello son plantas típicas de zonas cálidas para cultivos de otoño e invierno y, en cambio, en las frías se deben sembrar en primavera.

HABAS DE HUERTA

Las habas pertenecen a la especie Vicia faba L., de la familia de las Leguminosas, tribu de las Viceas, siendo una de las plantas que desde tiempos más antiguos cultiva el hombre.
Las habas se cultivan principalmente por sus granos o semillas, así como también por sus vainas tiernas, que son muy apreciadas en la alimentación humana y de los animales. Las semillas contienen un porcentaje muy elevado de proteínas (alrededor de un 23 por 100), haciendo de ellas un pienso de gran valor nutritivo para el ganado, así como un alimento de primer orden para el hombre. Sus vainas o legumbres verdes y tiernas, son muy agradables y contienen también una buena proporción de principios nutritivos (al¬rededor de un 7 por 100 de proteínas, 0’5 por 100 de grasas y 9 por 100 de hidratos de carbono), siendo de muy fácil digestión.
Con la semilla se obtiene además harina de gran valor nutritivo, sirviendo para la alimentación del hombre convertida en purés o incluso mezclada al trigo, en pequeña proporción, puede ser panificable.

Descripción botánica de las habas.

Las habas son plantas anuales, con sistema radical bien desarrollado, tallos fuertes, tetragonales, que pueden alcanzar hasta 1’5 metros de altura. La ramificación de estos tallos suele ser escasa y el número de éstos depende del ahijamiento de la planta.
Las hojas son compuestas, paripinadas, con 2-4 pares de folíolos y sin zarcillos ; tienen color verde, algo grisáceo y estípulas provistas de nectarios.
Inflorescencias agrupadas en racimos axilares con número variable de flores, de color blanco, con manchas oscuras en las alas y rayas de color pardo en el estandarte. Los frutos son legumbres típicas y su número varía de uno a cuatro por nudo, estando dispuestos de forma muy diversa según las variedades, desde erguidos hasta colgantes ; tienen un color verde intenso cuando están en estado no maduro y que en la madurez se convierten en negros. Estas legumbres están tapizadas interiormente de un tejido aterciopelado característico. El número de semillas por vaina es muy variable, pero por término medio es de cinco a ocho.
Las semillas son de tamaño grande, más o menos aplastadas y de forma oval. Su mayor longitud puede llegar a tener hasta cuatro centímetros en algunas variedades de huerta y menos de uno en las habas caballares. Son de color amarillo rosado cuando hace poco que se las ha recogido y conforme pasa el tiempo toman tonos parduzcos.
Desde un punto de vista agrícola sólo tienen interés dos variedades botánicas : la variedad menor y la variedad mayor. La primera comprende las habas caballares, y son las típicas habas de secano. La variación mayor, comprende todas nuestras habas de regadío, que alcanzan justamente fama mundial por su extraordinaria calidad. En este estudio sólo hemos de ocuparnos de los tipos comerciales de las habas de huerta.

Tipos comerciales.

AGUADULCE.— Oriunda del pueblo del mismo nombre, de la provincia de Sevilla; son habas caracterizadas por tener los tallos de buena altura, robustos y escasamente ramificados. El color de conjunto de la planta es un verde grisáceo.
Las flores están agrupadas en racimos de escaso número de ellas. Los frutos son de gran tamaño, mucha longitud y colgantes, debido a su elevado peso (alcanzan hasta o’5o metros de longitud) y pueden tener de cinco a nueve semillas. Es un excelente tipo comercial que da producciones elevadas cuando las condiciones de clima y de suelo le acompañan. Sin embargo, necesita tierras fértiles y cuantioso abonado para producir a pleno rendimiento. Los frutos verdes son muy apreciados para consumir en crudo, cuando aún están tiernos. Este tipo comercial necesita un ciclo de doscientos a doscientos veinte días desde la siembra hasta la recolección de las semillas maduras, en siembras de otoño.

MUCHAMIEL.—Procedente de la zona del mismo nombre, cíe la provincia de Alicante. Plantas de menor porte que las Aguadulce, que a veces puede ser achaparrado. Las inflorescencias tienen un número bastante elevado de flores (a veces hasta 10 o 12), pero sólo unas pocas de ellas llegan a fructificar, por lo que los frutos están agrupados en número de uno, dos o tres como máximo. Los frutos son, en general, de menor longitud que los de la Aguadulce y, por tanto, de menor peso, lo que hace que adopten una posición casi horizontal; tienen de tres a siete semillas. Las habas Muchamiel son de ciclo más corto que las Aguadulce e incluso en su zona típica, se las denomina Cuarentenas por la pro¬piedad de necesitar solamente cuarenta días desde la siembra para obtener vainas tiernas. El ciclo vegetativo desde la siembra a la obtención de semillas maduras es de unos ciento noventa a doscientos días, en siembras de otoño.

RAMILLETE.—Es un tipo comercial bastante diferente a los anteriores y, según algunos autores, es una adaptación de las habas Muchamiel al clima de la huerta de Murcia. Estas habas tienen tallos erectos de altura media, con hojas de folíolos algo menores que en los otros tipos ; lo característico de estas habas son los frutos o legumbres, que en número de dos o tres se encuentran situados en los nudos más bajos de la planta y en posición erguida, formando un ángulo muy agudo con el tallo. Son de tamaño pequeño.

MAHÓN.—Probablemente es una selección del haba Muchamiel, adaptada a las condiciones climáticas de las Baleares; son más resistentes a la sequía que las demás habas de huerta, pero en cambio son muy sensibles al frío. ahijan muy poco.

GRANADINA.—Procede de la Vega de Granada, donde se utiliza tanto para la alimentación humana, como en la de los animales. Las semillas son de color claro y de tamaño grande; es un tipo de bastante resistencia al frío.

GOLIATH.—Es una selección de las habas Muchamiel obtenida por el seleccionador español Sr. Gallástegui. Tiene características botánicas y agrícolas muy semejantes a las de la variedad de origen, aunque un ciclo algo más largo.

Cultivo.

En general esta especie es bastante rústica y poco exigente en cuanto a suelos, aunque prefiere los arcillosos calizos, bien provistos de materia orgánica, profundos y frescos. Los suelos con humedad excesiva y los muy secos no ofrecen condiciones para este cultivo. Prefieren los climas marítimos, templado-cálidos tiene cierto grado de resistencia a la sequía, con tal de que no sea prolongada, siendo la cosecha inversamente proporcional a ella. Si el año es muy seco, la floración se adelanta con pérdida en producción y en calidad. Es muy sensible a las heladas, sobre todo con suelo seco, pero si éstas no son prolongadas ni fuertes, las plantas se rehacen con facilidad e incluso las flores (que son los órganos más sensibles de esa planta), aunque se destruyen con facilidad por las bajas temperaturas, vuelven a aparecer cuando éstas cesan.

LABORES ANTERIORES A LA SIEMBRA.

Las labores anteriores a la sementera deben ser las precisas para dejar el suelo lo más suelto y mullido posible, procurando que sean tanto más profundas, cuanto más compacta y seca sea la tierra. Si las habas se colocan detrás de un cereal, se debe alzar el rastrojo por lo menos con dos o tres meses de anticipación a la siembra ; esta labor se hace con arado de vertedera o con discos, procurando remover el suelo para que el rastrojo se mezcle bien con la tierra. Posteriormente se darán cuantas labores superficiales sean necesarias para mantener el suelo suelto y limpio de malas hierbas. La última de estas labores se completará con un tableado para dejar la superficie lo más llana posible.

ABONADO.

Antes de proceder a preparar la tierra para hacer la siembra, se debe abonar con una mezcla de fertilizantes fosfatados y potásicos, de acuerdo con las exigencias de cada suelo. Si en la cosecha anterior se ha estercolado en buena proporción, la cantidad de abonos químicos que hayamos de suministrar al suelo será menor que en el caso contrario. La práctica de estercolar las habas poco antes de la siembra no es eficaz, en general; por ello, lo mejor es que este abono orgánico se haya dado en la cosecha precedente. Una mezcla de 30o kilogramos de super fosfato y 150 de potasa por hectárea constituye un abonado adecuado para suelos de tipo medio. Este abono se dará por lo menos quince o veinte días antes de la siembra y se enterrará bien por medio de una labor.
Cuando el suelo sea escaso en nitrógeno, puede ser conveniente un ligero abonado con nitrogenados, mezclados a la fórmula compuesta dada anteriormente. Sin embargo,
(i) Las habas, como plantas pertenecientes al grupo de las leguminosas, tienen nódulos en las raíces producidos por la simbiosis con unas bacterias asimiladoras del nitrógeno atmosférico (Rhizobium) y por tanto no suelen necesitar abonos nitrogenados.
el empleo de abonos nitrogenados no es, en general, aconsejable durante el otoño, siendo preferible cuando se note esta escasez en nitrógeno darlos todos en cobertera durante la primavera.
Preparación del terreno para el cultivo de las habas. Los caballones están en este caso bastante separados por ser una variedad de buen porte y en clima frío.
Las habas necesitan cierto contenido de caliza en el te-rreno para prosperar y caso de ser el suelo escaso en este principio, se deberán hacer las enmiendas precisas.

SIEMBRA.

Una vez dadas las labores preparatorias y abonado el terreno con los abonos de fondo, se procederá a la siembra, que en nuestras latitudes suele efectuarse en otoño, desde el mes de septiembre hasta el de noviembre, según las zonas ; en las más cálidas, en las marítimas y templadas, la siembra se efectúa pronto con el fin de tener productos lo más tempranos posibles. Conforme los climas se hacen más fríos, las siembras de otoño se efectúan más tarde. En las zonas extremadamente frías o de mucha altitud, la siembra debe efectuarse en primavera, cuando las bajas temperaturas no sean ya de temer.
La siembra de las habas de huerta, se debe hacer en líneas y mejor aun sobre caballones hechos previamente ex profeso. La operación de sembrar en líneas en el cultivo extensivo, puede hacerse mecánicamente mediante sembradoras de las que en el comercio de maquinaria existen varios modelos, pero casi siempre es preferible efectuar la siembra a golpes sobre los caballones previamente hechos; también muchas veces se efectúa la siembra en líneas a chorrillo, arando entre líneas para formar caballones con la tierra sacada de los surcos. De todas maneras, las modalidades de siembra son muy variables según los usos y costumbres de la localidad y de la forma en que se vaya a efectuar el riego.
Como normas generales, diremos que los caballones o surcos, no deben ser demasiado largos para que el riego se haga con facilidad. La separación entre líneas o caballones varía con la variedad y tipo comercial, así como con la calidad del terreno y la cantidad de agua disponible. Sin embargo nunca debe ser inferior a 50 centímetros.
El espaciamiento de los golpes en las líneas debe ser de 30 a 40 centímetros y la profundidad de siembra no debe ser mayor de seis a ocho centímetros. Se emplean de 200 a 300 kilogramos de semilla por hectárea.

LABORES POSTERIORES A LA SIEMBRA.

En general estas labores son muy sencillas, limitándose a mantener el suelo limpio de malas hierbas y bien mullida la superficie. Cuando las semillas tardan en producir las plántulas por encima de la superficie del suelo, puede intentarse ayudar a las plantitas dando una ligera labor de rastra, para romper la costra.
Cuando las plantas alcanzan 15 a 20 centímetros y no son de temer las heladas, se debe dar una labor de bina, dando las escardas que fueran necesarias a partir de este momento, pero procurando no dañar los tallos que son fácil¬mente quebradizos.

RIEGO.

Se deben dar los riegos necesarios para que las plantas no carezcan nunca del agua necesaria, teniendo en cuenta, sin embargo, que un exceso de humedad también puede llegar a ser muy perjudicial. Después que han nacido las habas, si la siembra ha sido en otoño, no es preciso regar a menos que el suelo esté manifiestamente escaso de humedad. En la primavera, cuando las plantas inicien su rápido desarrollo, deben darse los riegos necesarios para que el cultivo no carezca nunca de agua ; por término medio, en nuestros regadíos, son necesarios de seis a ocho riegos en la primavera, con un volumen de unos 500 metros cúbicos por hectárea y riego.

RECOLECCIÓN.

Como hemos visto anteriormente las habas pueden ser cultivadas, bien para obtener sus vainas verdes, sus granos o también su forraje, así como en ciertos casos se utilizan como abono en verde.
La recolección de vainas tiernas no ofrece dificultades, teniendo en cuenta únicamente que los frutos deben ser cogidos en su momento oportuno, puesto que si se recogen demaiado pronto, no se obtendrá todo el rendimiento económico que puede esperarse y, si se retarda, las vainas se endurecerán y el producto bajará mucho de valor. Estos frutos no admiten un prolongado almacenaje y, por lo tanto, debe organizarse bien la salida al mercado para que lleguen en las mejores condiciones. La recolección de estas vainas verdes tiene que hacerse en varias veces para ser en su momento oportuno, operación que suelen efectuar mujeres y chicos.
La producción de vainas tiernas es muy variable, dependiendo de la variedad así como de las condiciones climáticas; por término medio es de 4.000 a 5.000 kilogramos por hectárea, aunque puede llegar hasta 8.000 ó 10.000 kilogramos.
El mayor valor que se obtiene de estos productos, es de las llamadas habas primerencas, es decir, aquellos frutos verdes obtenidos lo más tempranamente posible, que son los que alcanzan mayores precios en los mercados.
La recolección de grano seco se hace bastante más tarde, cuando las vainas empiezan a oscurecer y a presentar signos de desecación. Debe recogerse el grano antes de que comience el desgrane de una forma natural. Muchas veces las diferencias de época de siembra constituye un inconveniente para la recogida uniforme de los frutos secos, por cuanto la maduración viene escalonada y aun muchas veces las diferentes floraciones que se pueden presentar en siembras uniformes, son un obstáculo para recoger oportunamente toda la cosecha. Por ello, es preferible utilizar mayor número de jornales en varias recogidas, efectuando la operación en el momento oportuno, que no perder muchos granos por la dehiscencia de los frutos.
La producción es también muy variable, siendo alrededor de los 1.300 a 2.000 kilogramos de habas secas por hectárea, aunque en muchas ocasiones se supera ampliamente estas cifras.
La recolección para forraje se efectúa siempre en primavera cuando las matas están en plena floración, que es el momento en que el contenido en principios alimenticios es mayor, al mismo tiempo que el forraje es suficientemente tierno para que sea agradable de consumir por el ganado.
Muchas veces el cultivo se hace asociado con otras leguminosas (por ejemplo, veza) y también con gramíneas (cebada, avena, etc.). La siega puede hacerse a mano, aunque es operación lenta y trabajosa, por lo que es mejor efectuarla con guadafiadoras provistas de rastrillo y barras de siega que acondicionen estas máquinas a esa labor.
Las habas, por último, son utilizadas con cierta frecuencia para enterrar en verde (abonos siderales) con objeto de que mejoren las condiciones físicas y químicas de terre¬nos compactos o mineralizados.

VN:F [1.9.22_1171]
Califica la calidad del articulo 1-5 GRACIAS
Rating: 4.3/5 (73 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +25 (from 35 votes)

Texturas de suelos agricolas

Texturas de suelos agricolas

Fuente FAO

Tipos de suelos agricolas según su textura

  • Arcilloso
  • Arcilloso arenoso
  • Arcilloso limoso
  • Arenoso
  • Franco
  • Franco arcilloso
  • Franco arenoso
  • Franco arenoso arcilloso
  • Franco limoso
  • Franco limoso arcilloso
  • Limoso

Definición de la textura del suelo

La textura indica el contenido relativo de partículas de diferente tamaño, como la arena, el limo y la arcilla, en el suelo. La textura tiene que ver con la facilidad con que se puede trabajar el suelo, la cantidad de agua y aire que retiene y la velocidad con que el agua penetra en el suelo y lo atraviesa.

Para conocer la textura de una muestra de suelo, separe primero la tierra fina*, todas las partículas de menos de 2 mm, de las partículas mayores como la grava y las piedras. La tierra fina es una mezcla de arena, limo y arcilla. 

Para realizar los ensayos de campo siguientes asegúrese de utilizar sólo tierra fina.

Ensayos de campo rápidos para determinar la textura del suelo

Cuando se construye un estanque piscícola, es mejor emplear un suelo que posea una elevada proporción de limo o arcilla, o ambos, que retenga bien el agua. Para comprobar con rapidez la textura del suelo a diferentes profundidades, presentamos dos pruebas muy sencillas que usted puede realizar.

Prueba del lanzamiento de la bola

  • Tome una muestra de suelo humedecido y oprímala hasta formar una bola (A);
  • Lance la bola al aire (B) hasta unos 50 cm aproximadamente y deje que caiga de nuevo en su mano…
  • Si la bola de desmorona (C), el suelo es pobre y contiene demásiada arena;
  • Si la bola mantiene su cohesión (D), probablemente sea un suelo bueno con suficiente arcilla.

 Prueba de compresión de la bola

  • Tome una muestra de suelo y humedézcala un poco (A) hasta que comience a hacerse compacta sin que se pegue a la mano;
  • Oprímala con fuerza (B), y abra la mano…

 

  • Si el suelo mantiene la forma de su mano (C), probablemente contenga la arcilla suficiente para construir un estanque piscícola;
  • Si el suelo no mantiene la forma de la mano (D), es que contiene demasiada arena.

 Cómo determinar las proporciones aproximadas de arena, limo y arcilla

Esta es una prueba sencilla que dará una idea general de las proporciones de arena, limo y arcilla presentes en el suelo.

Prueba de la botella

  • Coloque 5 cm de suelo en una botella y llénela de agua (A);
  • Agítela bien y déjela reposar durante una hora. Transcurrido este tiempo, el agua estará transparente y observará que las partículas mayores se han sedimentado (B);
  • GR000094.JPG (16284 byte)En el fondo hay una capa de arena;
  • En el centro hay una capa de limo;
  • En la parte superior hay una capa de arcilla. Si el agua
    no está completamente transparente ello se debe a que
    parte de la arcilla más fina está todavía mezclada con el
    agua;
  • En la superficie del agua pueden flotar fragmentos de
    materia orgánica;
  • Mida la profundidad de la arena, el limo y la arcilla y cal-
    cule la proporción aproximada de cada uno (C).

Como clasificar la textura del suelo de fina a gruesa

La textura del suelo puede clasificarse de fina a gruesa. La textura fina indica una elevada proporción de partículas más finas como el limo y la arcilla. La textura gruesa indica una elevada proporción de arena. En el Cuadro 4 pueden obtenerse definiciones más precisas. A continuación presentamos una prueba sencilla que le ayudará a clasificar la textura del suelo de gruesa a fina.

Prueba de la bola de barro

  • Tome una muestra de suelo; humedézcala un poco y amásela hasta que adquiera consistencia (A);
  • Continúe amasándola entre el pulgar y el índice y moldee una bola de barro de unos 3 cm de diámetro (B);
  • La textura del suelo se puede determinar por la forma en que actúa la bola al ser lanzada centra una superficie sólida, como una pared o un árbol…
  • GR000097.JPG (40853 byte)Si al lanzar la bola, mojada o seca, ésta sólo produce salpicaduras, la textura es gruesa (C);
  • Si al lanzar la bola seca ésta se comporta como una perdigonada y al lanzarla mojada centra un blanco a mediana distancia mantiene su forma, la textura es moderadamente gruesa (D);
  • Si la bola se despedaza al chocar centra el blanco cuando ésta seca, y se mantiene compacta cuando está húmeda pero no se adhiere al blanco, la textura es media (E);
  • Si al lanzar la bola mojada a gran distancia está mantiene su forma y se adhiere al blanco, pero puede despegarse con relativa facilidad, su textura es moderadamente fina (F);
  • Si la bola se adhiere al blanco cuando está mojada y se convierte en un proyectil muy duro cuando está seca, la textura es fina (G).

Clases texturales de suelos y ensayos de campo para determinarlas

Una determinación más exacta de la textura del suelo

Los suelos se clasifican por clases texturales según las proporciones de partículas de arena, limo y arcilla. Estas clases texturales se definen en el Cuadro 4 y se representan en el Cuadro 6. En el campo hay diferentes formas de hallar la clase textural de la fracción tierra fina de una muestra de suelo determinada. Estas formas son:

Prueba de sacudimiento de la bola

  • Tome una muestra de suelo y mójela bien (A);
GR000098.JPG (9669 byte)
  • Forme una bola de 3 a 5 cm de diámetro (B);

GR000099.JPG (5797 byte)

  • Coloque la bola en la palma de la mano; verá que brilla (C);
GR000100.JPG (3721 byte)
  • Sacúdala rápidamente de un lado a otro (D), y observe la superficie de la bola…
GR000101.JPG (4528 byte)
  • Si la superficie de la bola se opaca rápidamente y puede romperla fácilmente entre los dedos (E), el suelo es arenoso o arenoso franco;
GR000102.JPG (1855 byte)
  • Si la superficie de la bola se opaca más lentamente y ofrece alguna resistencia al romperla entre Ios dedos (F), es limoso o franco arcilloso;
GR000103.JPG (1712 byte)
  • Si la superficie de la bola no cambia y ofrece resistencia al romperla (G), es arcilloso o arcilloso limoso.
GR000104.JPG (1829 byte)

Prueba de desmenuzamiento en seco

  • Tome una maestra pequeña de suelo seco en la mano (A);
GR000105.JPG (3306 byte)
  •  Desmenúcela entre los dedos (B)…
GR000106.JPG (3545 byte)
  • Si ofrece poca resistencia y la muestra se pulveriza (C), el suelo es arena fina o arenoso franco fino o contiene muy poca arcilla;
GR000107.JPG (5063 byte)
  • Si la resistencia es media (D), es arcilloso limoso o arcilloso arenoso;
GR000108.JPG (4087 byte)
  • Si ofrece gran resistencia (E), es arcilla.
GR000109.JPG (3677 byte)

Prueba de manipulación

La prueba de manipulación le da una idea mejor de la textura del suelo. Esta prueba se debe realizar exactamente en el orden que se describe más adelante porque para poder realizar cada paso, la muestra deberá contener una mayor cantidad de limo y arcilla.

  • Tome una muestra de suelo (A); mójela un poco en la mano hasta que sus partículas comiencen a unirse, pero sin que se adhiera a la mano;

GR000110.JPG (7008 byte)

  • Amáse la muestra de suelo hasta que forme una bola de unos 3 cm de diametro (B);
GR000111.JPG (2645 byte)
  • Deje caer la bola (C)…
GR000112.JPG (1779 byte)
  • Si se desmorona, es arena;
  • Si mantiene la cohesión, prosiga con el siguiente paso.
  • Amase la bola en forma de un cilindro de 6 a 7 cm, de longitud (D)…
GR000113.JPG (5887 byte)
  • Si no mantiene esa forma, es arenoso franco;
  • Si mantiene esa forma, prosiga con el siguiente paso.
  • Continúe amasando el cilindro hasta que alcance de 15 a
    16 cm de longitud (E)…
GR000114.JPG (7480 byte)
  • Si no mantiene esa forma es franco arenoso;
  • Si mantiene esa forma, prosiga con el siguiente paso.
  • Trate de doblar el cilindro hasta formar un semicírculo (F)…
GR000115.JPG (2605 byte)
  • Si no puede, es franco;
  • Si puede, prosiga con el siguiente paso.
  • Siga doblando el cilindro hasta formar un círculo cerrado (G)…
  • Si no puede, es franco pesado;
  • Si puede, y se forman ligeras grietas en el cilindro, es arcilla ligera;
  • Si puede hacerlo sin que el cilindro se agriete, es arcilla.
GR000116.JPG (3965 byte)

Prueba de sacudimiento: como diferenciar la arcilla del limo

Los suelos limosos y los arcillosos son de textura muy lisa. Es muy importante poder conocer la diferencia que existe entre estos dos suelos porque tal vez tengan un comportamiento muy distinto cuando se emplean como material de construcción para presas o diques, donde el limo quizás no tenga suficiente plasticidad. Los suelos limosos pueden tornarse muy inestables cuando se mojan, mientras que la arcilla es un material de construcción muy estable.

  • Tome una muestra de suelo; mójela bien (A);
GR000117.JPG (4834 byte)
  • Moldee una masa de unos 8 cm de diámetro y, aproximadamente, 1,5 cm de espesor (B);
GR000118.JPG (2511 byte)
  • Coloque la masa en la palma de la mano; se ve opaca;
  • Sacuda la masa de lado a lado, a la vez que observa su superficie (C)…

  • Si la superficie se ve brillante, es limo;
  • Si la superficie se ve opaca, es arcilla.
GR000119.JPG (5557 byte)
  • Confirme este resultado doblando la masa entre sus dedos (D)…
GR000120.JPG (6282 byte)
  • Si la superficie se opaca de nuevo, es limo;
  • Deje reposar la masa hasta que esté totalmente seca (E)…
GR000121.JPG (3709 byte)
  • Si es quebradiza y suelta polvo al frotarla entre los dedos (F), es limo;
GR000122.JPG (4100 byte)
  • Si es firme y no suelta polvo al frotarla entre los dedos (G), es arcilla.
GR000123.JPG (2789 byte)

Nota: registre los resultados de la prueba de sacudimiento según la velocidad – rápida, lenta, muy lenta, o ninguna – con que la superficie de la masa se torna brillante al sacudirla.

CUADRO 2 
Diferentes sistemas de clasificación de las partículas minerales del suelo 

* DSC cataloga la arcilla y el limo en una sola categoría Ilamada FINAS

NOTA:Clave para la s partículas minerales de suelo

Arcilla
Limo
Arena
Graval
NOTA:Símbolos usados para limo, arena y gravaF = fina
MF = muy fina
M = media
G = gruesa
MG = muy gruesa
  1. Sistema Internacional (Clasificación de Atterberg)
  2. Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA)
  3. American Society for Testing Materials (ASTM), y US Public Roads Administration (USPRA)
  4. US Bureau of Soils (USBS)
  5. Mássachusetts Institut of Technology (MIT), y Bristol Standards Institute (BSI)
  6. Sistema Unificado de Clasificación de los Suelos (USC), Cuerpo de Ingenieros de los Estados Unidos (USCE), Oficina de Colonización de los Estados Unidos (USBR) e Indian Standards Institution

CUADRO 4
Clases texturales de suelos, según el USDA1

Nombres vulgares de los suelos(textura general)
Arenoso
Limoso
Arcilloso
Clase textural
Suelos arenosos (textura gruesa)
86-100
0-14
0-10
Arenoso
70-86
0-30
0-15
Franco arenoso
Suelos francos (textura moderadamente gruesa)
50-70
0-50
0-20
Franco arenoso
Suelos francos (textura mediana)
23-52
28-50
7-27
Franco
20-50
74-88
0-27
Franco limoso
0-20
88-100
0-12
Limoso
Suelos francos (textura moderadamente fina)
20-45
15-52
27-40
Franco arcilloso
45-80
0-28
20-35
Franco arenoso arcilloso
0-20
40-73
27-40
Franco limoso arcilloso
Suelos arcillosos (textura fina)
45-65
0-20
35-55
Arcilloso arenoso
0-20
40-60
40-60
Arcilloso limoso
0-45
0-40
40-100
Arcilloso
1 Basado en la clasificación del USDA de las partículas según su tamaño, como se define en el Cuadro 2.

Análisis de laboratorio para determinar las clases texturales

Si necesita definir con mayor precisión la clase textural de su suelo, debe Ilevar muestras de suelo alterado a un laboratorio de análisis para determinar cuantitativamente el tamaño de las partículas. Esto se denomina análisis mecánico del suelo. A continuación, se enumeran algunas de las actividades que pueden realizarse en un laboratorio de suelos:

  • Se seca la muestra de suelo;
  • Se eliminan las partículas mayores de 2 m m, tales como la grava y las piedras;
  • La parte restante de la muestra, la tierra fina, se tritura bien a fin de liberar todas las partículas separadas;
  • Se mide con precisión el peso total de la tierra fina;
  • La tierra fina se hace pasar a través de una serie de tamices* con mallas de diversos tamaños de hasta alrededor de 0,1 mm de diámetro;
  • El peso del contenido de cada malla se calcula por sepa rado y se expresa como porcentaje del peso total inicial de la tierra fina;
  • Los pesos de las partículas muy pequeñas de limo y arcilla que hayan pasado a través de la malla más fina se miden por sedimentación y también se expresan como porcentaje del peso total inicial de la tierra fina.

Los resultados del análisis mecánico del suelo que se realiza en el laboratorio pueden ofrecerse en una de las formas siguientes:

  • Muestra por muestra, en forma de lista (véase el Cuadro 5);
  • Muestra por muestra en fichas separadas (véase el ejemplo de ficha típica de análisis mecánico del suelo en la página siguiente);
  • Para una serie de cuadros más detallados (véase la Section 6.7).

Con estos resultados podrá o bien asignar una clase textural específica a cada muestra utilizando el método del triángulo textural (véase la Sección 6.6), o bien preparar una curva de frecuencia de partículas según su tamaño de la que podrá sacar sus propias conclusiones (véase la Sección 6.7).

Nota: es importante saber el sistema de clasificación de partículas según su tamaño (Cuadro 2) que utiliza en sus análisis el laboratorio de suelos. Si se trata del que emplea el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos de America (USDA), que define ef limo de 0,05 a 0,002 mm, siga el método descrito. No obstante, si el laboratorio utiliza otro sistema, como el sistema internacional que define al limo de 0,02 a 0,002 mm, debe solicitar otra determinación cuantitativa del tamaño de las partículas de 0,05 a 0,02 mm de diámetro (limo grueso). Ello le permitirá modificar los resultados que le brinde el laboratorio, ajustarlos al sistema del USDA y emplear el método del triángulo textural siguiente.

Por lo general, no es preciso realizar un análisis mecánico completo de la muestra de suelo. Quizás usted sólo necesite un sencillo análisis de las partículas según su tamaño, que determine el porcentaje de partículas de suelo de 0,075 mm o más de diámetro. Si el porcentaje es menor de 50%, el suelo es de grano fino (textura fina). Si el porcentaje es mayor de 50%, el suelo es de grano grueso (textura gruesa). Con está información ya puede estimar la calidad del suelo , como se describe en las Secciones 11.2 y 11.3.

Nota: los orificios de la malla típica número 200 de los EE.UU. miden 0,075 mm. Para los ingenieros, este tamaño específico representa el límite de separación entre la arena y el limo + arcilla (véase la línea 6 del Cuadro 2).

 

Ejemplo
Ficha típica de análisis mecánico del suelo

GR000124.JPG (36815 byte)

CUADRO 5
Análisis mecánico de los suelos; análisis de las partículas según su tamaño, clases texturales y pH de muestras de suelo seleccionadas

Muestra N°.
Arena
Limo
Arcilla
Clase textural
pH
%
1
43.0
28.0
29.0
Franco arcilloso
9.4
2
70.0
24.0
6.0
Franco arenoso
7.6
3
78.0
18.0
4.0
Arenoso franco
7.8
4
44.0
42.0
14.0
Franco
7.9
5
67.0
15.5
17.5
Franco arenoso
7.4
28
29.0
30.0
41.0
Arcilloso
35
65.0
12.5
22.5
Franco arcilloso arenoso
36
21.0
74.0
5.0
Franco limoso
39
86.0
10.0
4.0
Arenoso
45
56.0
24.0
20.0
Franco arenoso
46
41.0
46.5
12.5
Franco
47
48.0
34.5
17.5
Franco
50
47.5
20.0
32.5
Franco arcilloso arenoso
325
9.2
22.0
68.8
Arcilloso
312
27.2
12.0
60.8
Arcilloso
318
27.2
16.0
56.8
Arcilloso
A4-30
66
25
9
Franco arenoso
A5-30
72
23
5
A5-180
71
28
1
Arenoso franco
A7-60
52
35
13
Franco
A7-120
64
28
8
Franco arcilloso arenoso
El método del triángulo textural para determinar las clases texturales básicas

El método del triángulo textural se basa en el sistema que aplica el USDA según el tamaño de las partículas, en el que se emplea la clasificación siguiente:

  • Limo, todas las partículas cuyo tamafto varía de 0,002 a 0,05 mm;
  • Arcilla, todas las partículas de menos de 0,002 mm.

Para definir la textura de la fracción tierra fina, proceda de la siguiente manera :

  • Envie la muestra de suelo a un laboratorio de suelos para que le haga un análisis mecánico;
  • Cuando reciba los resultados de este análisis, si es necesario halle los porcentajes relativos de arena, limo y arcilla de la manera que se indica anteriormente, dentro del intervalo de tamaño total de 0,002 a 2 mm.

Determine la clase textural de cada muestra de suelo empleando el diagrama triangular que aparece en el Cuadro 6; como sigue:

  • Halle el porcentaje de arena que figura en la base del triángulo y siga una Iínea, en sentido ascendente, hacia la izquierda;
  • Halle el porcentaje de arcilla a lo largo del lado izquierdo del triángulo y siga la linea horizontal hacia la derecha hasta que encuentre la línea que representa la arena (punto o). Este punto indica la textura de la muestra de suelo;
  • Compruebe si este punto corresponde al porcentaje de limo de su análisis siguiendo una linea desde el punto o hacia la derecha hasta alcanzar la escala de porcentaje de limo que aparece en el lado derecho del triángulo;
  • Si el valer corresponde al limo, la textura de su muestra de suelo se determina por el área del triángulo en que 78 cae el punto o, según se indica.

CUADRO 6
Diagrama triangular de las clases texturales básicas del suelo según el tamaño de las partículas, de acuerdo con el USDA

GR000125.JPG (42724 byte)

TAMAÑO DE LAS PARTÍCULAS

arcilla
< 0.002 mm
limo
0.002-0.05 mm
arena
0.05-2 mm
Ejemplo
GR000126.JPG (14184 byte)

 

 La curva de frecuencia de partículas según su tamaño

El análisis mecánico corriente proporciona los porcentajes de las tres clases de partículas según el tamaño de arena, limo y arcilla, así como el del franco arcilloso que aparece en el ejemplo.

Si esto no es suficiente, algunos laboratorios de suelos pueden hacer un análisis mucho más minucioso y un nuevo desglose de las cantidades relativas de partículas de suelo de un mayor número de clases por tamaño. Los resultados de este tipo de análisis pueden brindarse en forma de un cuadro sencillo en que el peso de cada tamaño de partícula se dé como porcentaje del peso en seco total de la tierra fina de la muestra de suelo, como el que se muestra en el ejemplo.

 Ejemplo

Análisis mecánico de suelo usual

.
Porcentaje

= Franco arcilloso

Ejemplo
Porcentaje
Tamaño de las partículas (mm)
Porcentaje peso en seco total
Arena 32
1
0.3
0.2
1.7
0.075
17
0.04
13
Limo 38
0.025
17
0.02
9
0.01
8
0.005
3
0.0035
0.5
0.002
0.5
Arcilla 30
< 0.002

También puede presentarse como una curva de frecuencia de partículas según su tamaño (curva FPT), según se describe en el párrafo siguiente.

Nota:En el caso de partículas muy pequeñas (menos de 0,1 mm de diámetro), los edafólogos con frecuencia emplean la unidad de medición denominada micron (µ) para evitar demasiadas fracciones decimales.

1 micrón (µ) = 0,001 mm (o una milésima de milímetro)
mm = 1 000 µ

Ejemplos
0.075 mm = 75 µ 0.0035 = 3.5 µ
0.002 mm = 2 µ 0.0007 = 0.7 µ

 ¿Qué es una curva FPT?

La curva de frecuencia de partículas según su tamaño se traza en un gráfico en que los logaritmos del tamaño de las partículas se muestran en el eje vertical.

Note: por lo general, en el eje vertical aparecen dos escalas. Los porcentajes que figuran a la izquierda, se refieren a las partículas que pasan a través de mallas de un tamaño determinado. En este caso, los porcentajes aumentan de abajo hacia arriba. Los porcentajes que aparecen a la derecha se refieren a partículas que no pasan a través de mallas de un tamaño determinado. En este caso, los porcentajes aumentan de arriba hacia abajo.

Ejemplo

GR000127.JPG (5969 byte)

 ¿Qué indica una curva FPT?

 Si observa los ejemplos de las curvas de frecuencia de partículas según su tamaño del Cuadro 7, apreciará lo siguiente:

  • El punto de inflexión (PI) de la curva le indica el tamaño de partícula más frecuente por peso; en algunos casos puede haber más de un punto de inflexión, como, por ejemplo, si la muestra (una muestra compuesta) contiene más de un tipo de suelo (véanse las curvas d y e del Cuadro 7);
  • Cuanto más vertical sea la curva, o parte de ella, más uniforme será el tamaño de las partículas; la línea vertical representa un tamaño de partículas perfectamente uniforme;
  • Cuanto más inclinada sea la curva, o parte de ella, mayor sera la diferencia entre el tamaño de las partículas, más pequeños serán los poros intersticiales y más compacto será el suelo;
  • La cantidad total de partículas de suelo que hay dentro de un intercalo determinado de tamaños de partícula se define como el área inferior de la curva FPT que se encuentra entre estos dos tamaños de partícula, como por ejemplo, de 0,08 mm a 0,3 mm (área sombreada) (véase la curva c del Cuadro 7). Para hallar esta cantidad como porcentaje del peso en seco total de la muestra de suelo, transfiera los puntos que correspondan a 0,08 mm y 0,3 mm de la curva FPT a una de las escalas verticales y calcule el porcentaje de diferencia. En este caso, lea en la escala vertical izquierda, 68% y 75%. La diferencia es 7%.

CUADRO 7
Curvas típicas de frecuencia de partículas según su tamaño

CUADRO 8
Curvas de frecuencia de partículas según su tamaño para suelos seleccionados, en las que aparecen los resultados del análisis mecánico hasta las partículas más pequeñas de arcilla

GR000129.JPG (50900 byte)
1 Grava y arena (aluvión antiguo)
2 Arena
3 Limo
4 Suelo arcilloso calcáreo (marga)
5 Arcilla pesada

Nota: en el Cuadro 8 figuran cinco curvas FPT para cinco tipos de suelo, que varían de grava/arena a arcilla pesada. Estudie cuidadosamente cada una de ellas y observe su posición relativa en el gráfico, su punto de inflexión y su inclinación.
VN:F [1.9.22_1171]
Califica la calidad del articulo 1-5 GRACIAS
Rating: 4.4/5 (7 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +4 (from 6 votes)

Mancha negra de los citricos Guignardia citricarpa

Mancha negra de los citricos

Guignardia citricarpa

_Manchanegra

Científicos ven riesgo de ataque de la “mancha negra” a los cítricos europeos

Comunidad Valenciana | 21/02/2014 – 14:31h

Madrid, 21 feb (EFE).- La Autoridad Europea para la Seguridad Alimentaria (AESA o EFSA) ha alertado hoy, en un informe, del peligro de que las enfermedades de la “mancha negra” o el “cancro” lleguen a la Unión Europea (UE) y se propaguen en sus explotaciones de cítricos.

El grupo de expertos en Sanidad Vegetal de la AESA -agencia con sede en Parma (Italia)- ha determinado que existe el riesgo de que las plantaciones de naranjas, limones, mandarinas, limas o pomelos se vean afectadas por la “mancha negra”, provocada por un hongo, o la plaga del “cancro”.

Actualmente, una de las principales preocupaciones para el sector de cítricos español es el miedo a que ambas plagas contaminen sus producciones; temen especialmente por la posibilidad de la entrada de “mancha negra” a través de los envíos de Sudáfrica.

En la actualidad, ni la “mancha negra” ni el “cancro” están presentes en la UE, donde se aplican medidas de control para evitar su entrada, según el informe.

Los científicos han calificado de “adecuadas” las medidas que se están aplicando en la actualidad a escala comunitaria para impedir su introducción en la UE.

En el estudio, los científicos han señalado que existen “simulaciones” que prueban que la “mancha negra” podría propagarse en las fincas de cítricos europeas a final de verano o en otoño y, en menor medida, al final de la primavera.

El riesgo de introducción de la “mancha negra” está en las importaciones de plantas de cítricos utilizadas para cultivo y en los envíos de frutas con hojas.

Pero como las esporas que produce el hongo que causa la enfermedad se dispersan por el aire, el informe señala que también hay riesgo de contagio a través de la peladura de la fruta.

En cualquier caso, la AESA ha reconocido que hacen falta más estudios sobre el impacto de estas enfermedades.

En el caso de que entraran en una zona que antes no se hubiera visto afectada, las medidas para evitar su propagación serían “limitadas”.

Por este motivo, el grupo de expertos sobre Salud Vegetal considera que se reduzcan los riesgos para evitar la entrada de la en enfermedad.

En cuanto al “cancro”, los expertos ven riesgo de propagación a través de las importaciones de plantas para cultivo u ornamentales y un peligro inferior en el caso de la fruta; en este caso, la AESA es partidaria de prohibir “plantas huésped” para reducir dicha amenaza.

No obstante, según un comunicado, los expertos de la AESA han insistido en que el estudio se hizo asumiendo que el mercado estuviera “sin regular” y sin medidas fitosanitarias.

Leermás: http://www.lavanguardia.com/local/valencia/20140221/54402430486/cientificos-ven-riesgo-de-ataque-de-la-mancha-negra-a-los-citricos-europeos.html#ixzz2v1EIx4mO

Documentos técnicos

VN:F [1.9.22_1171]
Califica la calidad del articulo 1-5 GRACIAS
Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

EL CARACOL MANZANA Pomacea maculata y Pomacea canaliculata

EL CARACOL MANZANA
Pomacea maculata y Pomacea canaliculata

Información elaborada por: Elena Rodríguez Carrera: Centro de Sanidad y Certicación Vegetal, Aitana Sorolla Barber: Centro de Sanidad y Certicación Vegetal, Eva Nuñez Seoane: Unidad de Sanidad Vegetal. CITA., Mª Carmelo García Floria: ATRIA Arroceros de Huesca, Susana Hernández Casorrán: ATRIA Arrocera del Pirineo
Fotografías: Mª Carmelo García Floria. Fotos 2, 3 y 6
Centro de Sanidad y Certicación Vegetal. Fotos portada, 1, 5, 7, y 8, Miguel A. López de Forestal Catalana-DAAM. Foto 4

EL CARACOL MANZANA

Las especies del género Pomacea («caracoles manzana») son moluscos gasterópodos de la familia Ampullariidae y la mayoría son importantes plagas invasoras. Constituyen el denominado «complejo o grupo canaliculata» o «caracol manzana acanalado» y durante mucho tiempo ha existido confusión respecto a su identicación. De todas ellas, en España se ha detectado la especie Pomacea maculata (sinónimo de P. insularum) originaria de la cuenca amazónica (América del Sur) y considerada como una de las cien especies invasoras más perjudiciales del mundo. Su biología y etología la hacen muy peligrosa, no sólo por los daños que ocasiona en el cultivo del arroz, sino también por el riesgo medioambiental que supone para los hábitats naturales en los que se instala.

DESCRIPCIÓN Y BIOLOGÍA

Pomacea maculata (Foto 1 y 2) es el caracol de agua dulce más grande del mundo, pudiendo llegar a alcanzar los 15 cm de longitud en estado adulto. Posee un sifón tubular de hasta dos veces su tamaño, que le permite respirar estando sumergido. La concha es muy grande, de forma globosa y de color amarillo-marrón con bandas oscuras. La abertura de la concha, también de gran tamaño, puede ser oval o redondeada. El pie es de color gris amarronado con manchas oscuras. Es una especie herbívora muy voraz que se alimenta de numerosas especies de plantas acuáticas de fácil digestión. Realiza las puestas fuera del agua, en masas compactas sobre supercies duras o vegetación acuática. Los huevos son de color rosa-rojizo brillante y con el tiempo, adquieren un tono blanquecino.
El tamaño de las puestas suele oscilar entre 300-800 huevos aunque pueden llegar a superar los 2000. Los huevos eclosionan a los 15 días y las crías presentan el mismo aspecto que el adulto pero con un tamaño de unos pocos milímetros. En 2 ó 3 meses alcanzan la madurez sexual y son capaces de reproducirse (Foto 3).
En el Delta del Ebro, el periodo reproductivo comienza en abril-mayo y finaliza en octubre-noviembre, dependiendo de la temperatura del agua. Durante el invierno buscan zonas húmedas o ligeramente encharcadas en las que se entierran para protegerse de las condiciones climatológicas adversas, aislándose en la concha cerrada por el opérculo (Foto 4).

SÍNTOMAS Y DAÑOS

En el cultivo del arroz, los daños más importantes se producen durante los primeros  estados fenológicos de las plántulas y el ahijado. En función del número de de individuos presentes, las pérdidas pueden alcanzar hasta el 60%-90% de las plantas (Foto 5).

MECANISMOS DE DISPERSIÓN

El mecanismo de dispersión de esta especie puede ser tanto pasivo (por otación y traslado en el sentido de la corriente) como activo contra la corriente uvial (reptando por el suelo) (Foto 6).
La maquinaria agrícola procedente de zonas con presencia de caracol manzana, la utilización del caracol como cebo para la pesca deportiva, las embarcaciones y otros medios de transporte, así como las introducciones intencionadas por humanos, son otras vías de dispersión a tener en cuenta para evitar su entrada en zonas libres de la plaga.

MEDIDAS DE PREVENCIÓN Y CONTROL

La capacidad de aislarse por medio del opérculo hace que esta especie sea muy resistente a las condiciones ambientales extremas y a la acción de los tratamientos con productos fitotosanitarios. Por ello, las medidas de control deben ser principalmente preventivas, evitando la entrada del caracol manzana en los campos de cultivo mediante la limpieza obligatoria de la maquinaria agrícola procedente de zonas  demarcadas con presencia de esta plaga. También es importante la utilización de barreras físicas que consisten en mallas instaladas en las entradas de agua y tubos alzados o alargados con codo en las salidas (Fotos 7 y 8).

Una vez que el caracol ha entrado en las plantaciones de arroz, resulta efectivo secar el campo inmediatamente después de la cosecha, así como recoger a mano y eliminar ejemplares y puestas tanto en los campos como en los canales, desagües y márgenes de los ríos.

El Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, mediante la Resolución de 23 de septiembre de 2013 (B.O.A. Núm. 202), establece las medidas necesarias para evitar la introducción y propagación de las especies del género Pomacea sp. en la Comunidad Autónoma de Aragón. Asimismo, en el plan de contingencia elaborado por la Comunidad Autónoma para evitar la introducción de esta plaga, se contempla que en el caso de que se pretenda realizar labores en parcelas de cultivo de arroz en Aragón con maquinaria agrícola procedente de zonas demarcadas, se deberá presentar una comunicación previa al inicio de la actividad, acompañada de un certicado de limpieza emitido en el lugar de origen por la autoridad competente. También, en base a este plan, se señala la necesidad de realizar prospecciones en parcelas de cultivo de arroz, en las márgenes del río Ebro y en la red de canales de riego.

ESTÁ PROHIBIDA LA INTRODUCCIÓN EN LA UNIÓN EUROPEA
Y LA PROPAGACIÓN EN EL INTERIOR DE LA MISMA DE ESPECIES
DEL GÉNERO Pomacea
USTED PUEDE PREVENIR LA INTRODUCCIÓN DE ESTA PLAGA
VIGILE SUS PARCELAS DE CULTIVO
NO DUDE, AVISE AL CENTRO DE SANIDAD
Y CERTIFICACIÓN VEGETAL (976 71 63 85), AL SERVICIO
DE BIODIVERSIDAD (976 71 40 00) O A LAS ATRIAS DE ARROZ
PARA INFORMAR SOBRE LA LOCALIZACIÓN DE CUALQUIER
EJEMPLAR SOSPECHOSO DE CARACOL

VN:F [1.9.22_1171]
Califica la calidad del articulo 1-5 GRACIAS
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)
Proudly using Dynamic Headers by Nicasio WordPress Design