Maduracion de los frutos de pepita

Maduracion de los frutos de pepita

El proceso de maduración, puede definirse, como la secuencia de cambios físico-químicos, que ocurren en el fruto y que determinan, que éste, llegue a tener un color, sabor y una determinada textura, que lo hacen apto para su consumo.

El proceso de maduración, es consecuencia de la actividad bioquímica del fruto, actividad motivada, por los procesos fisiológicos del propio fruto, como la transpiración y la respiración.

Podemos distinguir dos tipos de madurez:

  • Madurez de consumo o gustativa: el fruto, alcanza sus mejores características organolépticas: coloración, consistencia de la pulpa, aroma, sabor, etc.
  • Madurez comercial o de recolección: el fruto, se puede recolectar, porque tiene el calibre adecuado y el índice de madurez requerido, para su recolección.

Toda la actividad metabólica, que se produce en un fruto durante la maduración, podemos resumirla en los siguientes puntos:

  • Desaparición del almidón, transformado en hidratos de carbono, que son, la fuente de energía, para los procesos bioquímicos, que se desarrollan en los frutos.
  • Aumento de la cantidad de azúcares.
  • Disminución de ácidos orgánicos.
  • Disminución de taninos con lo cual se reduce la astringencia.
  • Degradación de la clorofila.
  • Síntesis de pigmentos, como carotenos, flavonoides y antocianos.
  • Aumento del aroma.
  • Degradación de pectinas, con la consiguiente disminución de la dureza.

En frutos como peras y manzanas, incremento de la respiración y aumento sensible, de la producción de etileno.

1. Evolución de la dureza.

La transformación de compuestos pécticos insolubles, (propectinas) en pectinas solubles, se traduce, en un ablandamiento de los frutos. Esta degradación, se ve favorecida por el calor, mientras que, una atmósfera pobre en oxígeno y temperatura baja, después de la recolección, la ralentiza fuertemente.

2. Evolución del color.

La maduración, está condicionada por la desaparición progresiva, de los pigmentos verdes de los cloroplastos (clorofila), bajo la influencia decisiva entre otros factores, de la temperatura, el oxígeno y el etileno.

Los pigmentos amarillos (carotenoides, flavonoides) y rojos (antocianos), ven favorecida su síntesis, por la acumulación de azúcares, la luz y las diferencias de temperatura, entre el día y la noche.

3. Evolución del sabor.

Tres son los grupos de compuestos, que intervienen principalmente, en la evolución del sabor: glúcidos, ácidos orgánicos y compuestos fenólicos.

3.1 Glúcidos (azúcares, almidón).

El almidón, (sustancia de reserva insoluble) se transforma, en azúcares solubles durante la maduración. La glucosa, consecuencia final de la degradación progresiva del almidón, la utiliza el fruto, para obtener energía para la respiración y para la vida de sus células.

La sacarosa, que pasa por un máximo, al acercarse la madurez del fruto, es un factor importante, del sabor de los frutos.

3.2 Ácidos orgánicos.

La maduración, está marcada, por la pérdida progresiva de la acidez de los frutos. Los ácidos orgánicos, son una mezcla compleja en los frutos. En las manzanas, el ácido predominante es el ácido málico. Estos ácidos, utilizados en la respiración, constituyen, un factor de resistencia a las podredumbres y contribuyen, a desarrollar la calidad gustativa y nutricional de los frutos.

3.3 Compuestos fenólicos.

Los compuestos fenólicos, juegan también un papel importante en la calidad de los frutos, bien como participantes directos de las características organolépticas de los frutos, bien como sustratos de ciertas alteraciones fisiológicas (escaldado) o bien limitando las alteraciones asociadas a los ataques parasitarios.

Por otra parte, tienen una intervención decisiva, en la regulación de fenómenos fisiológicos, como son, el crecimiento, la maduración, etc.

4. Evolución del aroma.

Los elementos volátiles, emitidos por el fruto al aire, constituyen los aromas específicos de la variedad. Los frutos verdes, no tienen aroma a fruto y a medida que se aproxima la maduración, comienza la emisión de aromas característicos, que se va incrementando a medida que avanza la maduración.

Los compuestos responsables del aroma de los frutos son muy numerosos, unos en mayor cantidad que otros, pero el conjunto, nos da el aroma característico del fruto en cuestión.

Ésteres, alcoholes, aldehídos y cetonas, participan en la formación del aroma específico y característico de cada especie y variedad.

La evolución de estos procesos y la determinación del momento en que el fruto alcanza el estado de madurez, constituye aspectos prácticos, de cara al establecimiento de las épocas de recolección, de las operaciones de cultivo, durante la última fase de desarrollo del fruto y su conservación.

En síntesis, podemos afirmar que durante el proceso de maduración;

La dureza del fruto disminuye, con la proximidad de la madurez fisiológica.

Las características organolépticas de color, olor y sabor se hacen más potentes con la madurez.

Conforme todos estos hechos se producen, las posibilidades de una conservación prolongada disminuyen.

VN:F [1.9.22_1171]
Califica la calidad del articulo 1-5 GRACIAS
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

Ley de Arrendamientos Historicos Valencianos

Ley de Arrendamientos Historicos Valencianos

Artículo 1.

La presente Ley tiene por objeto regular, como institución propia del derecho civil valenciano, los arrendamientos históricos constituidos desde tiempo inmemorial y regidos por la costumbre.

Artículo 2. Redacción según Ley 8/2002, de 5 de diciembre.

Los arrendamientos históricos valencianos podrán ser objeto de reconocimiento mediante declaración por la administración agraria autonómica. No obstante, dicho reconocimiento no será requisito imprescindible siempre que la relación jurídica de que se trate reúna todas las condiciones necesarias para su consideración como arrendamiento histórico valenciano.

Artículo 3.

1. El cultivador que pretenda el reconocimiento al que se refiere el artículo anterior deberá aportar y acreditar ante la referida Administración, junto a su instancia, dictamen pericial de especialista en el que se recoja la oportuna investigación histórico-jurídica.

Producida la firmeza de dicha declaración de reconocimiento se subvencionará por la Administración el coste del referido dictamen.

2. También procederá la declaración administrativa de reconocimiento del arrendamiento histórico en aquellos supuestos en los que no siendo posible la formulación del dictamen al que se refiere el apartado 1 de este artículo como consecuencia de la destrucción de archivos o registros, el arrendamiento de que se trate sea anterior a la entrada en vigor de la Ley de 15 de marzo de 1935. La resolución recaída podrá también ser objeto de impugnación en vía administrativa.

Artículo 4.

El Consell establecerá las medidas necesarias para facilitar el acceso a la propiedad de la tierra a los arrendatarios una vez reconocida la relación arrendaticia histórica conforme a los preceptos establecidos en esta Ley.

Artículo 5.

1. Si se produjese la expropiación total o parcial de la finca sobre la que recaiga el arrendamiento histórico se entenderán las actuaciones e indemnizaciones separadamente con el propietario y con el cultivador, en reconocimiento de sus respectivas titularidades dominical y empresarial agraria.

2. Redacción según Ley 8/2002, de 5 de diciembre. Si como consecuencia de modificación en la calificación del suelo en el que se asiente la finca sobre la que recaiga el arrendamiento histórico debe cesar la actividad agraria del cultivador, el plus valor de la enajenación del suelo urbanizable será asignado, respectivamente, al propietario y al titular del cultivo del modo siguiente: en los casos contemplados en el apartado 1 del artículo 3, el 50 % para cada uno de ellos, y en los del apartado 2 del artículo 3 dicha asignación será del 60 % para el propietario y el 40 % para el cultivador.

El expresado plus valor se obtendrá practicando las siguientes minoraciones sobre el valor del suelo urbanizable:

El valor de la parcela agrícola y de sus accesiones relativas a plantaciones, construcciones e instalaciones.

Los gastos necesarios satisfechos por el propietario en el proceso urbanizador.

En caso de disconformidad con las determinaciones de los expresados valores, los mismos se establecerán por peritos independientes, cuyos honorarios deberán ser satisfechos por los interesados que insten su intervención.

3. Cuando se produzca discordancia sobre la valoración del plus valor, la parte que considere lesionado su derecho podrá plantear la reclamación judicial oportuna.

Artículo 6.

Para el caso de que el propietario recabe para si el cultivo de la finca la compensación que deberá abonar el propietario al titular del cultivo en los arrendamientos históricos declarados será la determinada en el párrafo 2 del artículo anterior. Corresponderá a la jurisdicción ordinaria, en caso de desacuerdo de las partes, determinar la valoración del plus valor generado. A estos efectos el juez ponderará las circunstancias de continuidad de la explotación de cultivador y la situación de necesidad del propietario.

Artículo 7.

Obtenido dicho cultivo por el propietario, éste deberá inexcusablemente practicar el mismo de modo personal y directo, al menos durante un plazo de diez años. El incumplimiento de este deber dará lugar a la resolución de su derecho, a la reposición en el cultivo del anterior cultivador o de su sucesor y a la de abonar la correspondiente indemnización de gastos, que serán determinados en un solo procedimiento por la jurisdicción ordinaria.

Artículo 8.

La administración agraria autonómica facilitará a los Jueces que sustancien las causas derivadas de los artículos 5, 6 y 7 de esta Ley cuantas determinaciones le sean solicitadas por éstos, de conformidad con las disposiciones reglamentarias que regulen esta función de cooperación.

Artículo 9.

1. En garantía de la continuidad de la explotación agraria se configura como un supuesto de sucesión especial la institución de herencia o legado del derecho al cultivo en el que previamente se haya producido la declaración de reconocimiento de arrendamiento histórico.

Tendrá la condición de causahabiente el sucesor que expresamente haya determinado como cultivador por el causante, y en su defecto las personas a las que se refiere el artículo 79 de la Ley de Arrendamientos Rústicos vigente.

2. Con igual fundamento podrá el que resulte ser declarado titular de un arrendamiento histórico designar ante la Administración agraria autonómica a aquel de entre sus futuros herederos que, en los casos de imposibilidad personal del cultivo de su explotación, deba de sustituirle. Dicha designación será notificada por la expresada Administración al dueño de la finca.

Artículo 10.

También como garantía de la continuidad de la explotación y para el caso de fallecimiento del declarado arrendatario histórico, si el cultivo no pudiera ser realizado por el cónyuge supérstite y los hijos menores de edad, se entenderá, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 71 de la Ley de Arrendamientos Rústicos de 31 de diciembre de 1980, que se ha producido por Ministerio de la Ley la correspondiente cesión, y a instancia del cónyuge viudo o, en su caso, de la persona que ejerza la tutela, curatela o defensa judicial, la Administración agraria autonómica concederá, bajo las condiciones pertinentes, la oportuna subrogación, que será notificada al propietario de la finca, quien podrá oponerse a la misma.

DISPOSICIÓN FINAL PRIMERA.

La presente Ley será objeto de posterior desarrollo reglamentario, en el que se concretarán específicamente los aspectos contenidos en los artículos 2, 3, 4, 8, 9 y 10. Se concretará en dicho desarrollo reglamentario el reconocimiento del contenido y efectos de la tradicional llibreta, de acuerdo con la costumbre valenciana.

DISPOSICIÓN FINAL SEGUNDA.

En todo lo no regulado por esta Ley se estará a lo dispuesto en la vigente Ley de Arrendamientos Rústicos.

DISPOSICIÓN FINAL TERCERA.

La presente Ley entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el Diari Oficial de la Generalitat Valenciana.

DISPOSICIÓN TRANSITORIA.

Los arrendamientos cuyos titulares, durante el plazo de dos años a partir de la entrada en vigor de la presente Ley, soliciten la declaración de reconocimiento de arrendamiento histórico, quedarán exceptuados del régimen general contenido en la vigente Ley 83/1980, de 31 de diciembre, y disposiciones complementarias en cuanto duración y extensión, en tanto no recaiga resolución firme en contrario.

Por tanto, ordeno que todos los ciudadanos, Tribunales, autoridades y poderes públicos a los que corresponda, observen y hagan cumplir esta Ley.

Valencia, 15 de diciembre de 1986.

El Presidente de la Generalidad,

Joan Lerma i Blasco.

VN:F [1.9.22_1171]
Califica la calidad del articulo 1-5 GRACIAS
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)